Buena noticia para el citrus: EEUU abrió las puertas a los limones

Lo oficializó el Departamento de Agricultura; la apertura rige a partir del 26 de este mes. El anuncio reabre expectativas en la citricultura del noreste, que gestiona el mismo trato para las mandarinas y las naranjas.

Estados Unidos informó de manera oficial este lunes que a partir del 26 de este mes autorizará el ingreso de limones frescos provenientes de la Argentina, tras la prohibición que había fijado hace 16 años para esos productos locales.

En un comunicado del Servicio de Inspección de Plantas y Animales (Aphis, por sus siglas en inglés), que depende del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), se confirmó ayer que en esa fecha vencerá la prórroga a la apertura que se había impuesto el 23 de enero pasado y había sido ratificada dos meses después.

Durante la reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Washington, la semana pasada, el presidente Mauricio Macri planteó la necesidad de autorizar las exportaciones de limones desde la Argentina. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, al término de su encuentro con el secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, anunció que la apertura ya estaba decidida y que sólo restaba la comunicación oficial, lo que sucedió ayer.

Los productores de limón calculan que el mercado norteamericano representa, en una primera etapa, unas 20.000 toneladas anuales, el 10% de las exportaciones totales argentinas, por unos US$ 50 millones. Sin embargo, la autorización norteamericana es un antecedente para acceder a otros destinos exigentes, como Japón.

El Aphis, en su comunicación oficial, aclaró que las importaciones de la Argentina sólo podrán realizarse por los puertos del nordeste de los Estados Unidos en el ciclo comercial 2017/2018 hasta que termine de elaborar la norma definitiva, a partir de un trabajo conjunto con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Esto era esperado por los productores y exportadores argentinos. El freno a las importaciones fue motorizado por los productores citrícolas del estado de California.

En enero pasado, cuando se dio a conocer la primera postergación al ingreso de limones argentinos, la California Citrus Mutual (CCM), que agrupa a productores de la costa oeste de Estados Unidos, saludó la decisión del gobierno norteamericano y, en un comunicado, dijo que su entidad continuaría trabajando con el USDA en “un plan de trabajo que proteja mejor la industria cítrica doméstica de la multitud de plagas y enfermedades que, se sabe, están presentes en el noroeste de la Argentina”.

Réplica del Senasa

Por el contrario, los productores argentinos y el Senasa sostienen que la situación fitosanitaria de Tucumán, la principal región productora de limones del país, no presenta riesgos para el mercado norteamericano, lo que fue confirmado por el Aphis en inspecciones a chacras y establecimientos empacadores del NOA.

La autorización a importar limones desde la Argentina había sido otorgada en diciembre pasado, pero fue postergada en enero por una norma de la administración norteamericana que dice que cuando hay un cambio de signo político en la Casa Blanca todas las decisiones adoptadas en los 30 días anteriores al cambio presidencial entran en revisión.

Eso ocurrió con los limones, aunque después volvieron a enfrentar otra postergación, a la espera de que fuera ratificado en su cargo el nuevo secretario de Agricultura de Trump, Sonny Perdue, por el Senado, lo que sucedió recién la semana pasada.

Esperanzas para mandarinas y naranjas

El citrus dulce argentino, es decir, las naranjas y mandarinas de Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Formosa, gestionan hace ya años su entrada al mercado norteamericano.

Si bien hubo gestiones privadas y oficiales del gobierno entrerriano y se avanzó en la relación con productores norteamericanos e incluso en aspectos fitosanitarios, las expectativas dependían de que primero se destrabara la entrada de los limones.

“Una vez que entren los limones, el citrus dulce queda en el primer lugar de la lista para acordar la entrada a USA”, habían anunciado en su momento desde el sector exportador.

El citrus del NEA aspira a recibir el mismo trato que las naranjas y mandarinas uruguayas, que desde 2013 han logrado insertarse en el mercado estadounidense, con un status fitosanitario similar al argentino.

Fuente: La Nación

No hay comentarios

Dejar respuesta