Dietrich tuvo que responder por las acciones de Macri en Autopista del Sol, que se benefició del tarifazo

La massista Schwindt denunció que Macri se benefició con los aumentos al peaje. Niegan tarifazos en transporte.

Mauricio Macri podría afrontar un nuevo conflicto de intereses por la participación de Socma en la concesión de Autopista del Sol, recientemente favorecida con un tarifazo de hasta un 120 por ciento en el aumento de los peajes.

La denuncia la hizo la diputada del Frente Renovador Liliana Schwindt, durante la visita del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, a un plenario de comisiones, donde intentó distraer con un Powert Point de su demorado plan de obras, maniobra que no le sirvió para evitar que lo confronten con temas conflictivos de la actual administración.

Uno eran los aumentos en los peajes en los accesos a la Capital Federal, dos de ellos concesionados por el Gobierno nacional: Autopista del Sol y del Oeste.

“Hubo aumentos de entre el 70% el 75% y hasta el 120% ¿Tuvieron conciencia de este aumento? ¿Evaluaron el estado económico financiero? ¿Por qué no hicieron audiencia pública?”, increpó Schwindt.

Pero lo más duro vino después cuando recordó que Ausol es una empresa controlada por un consorcio español Alberti (tiene más del 30%) y entre los socios minoritarios figuran la italiana Impregilio (19.8%) y la Sociedad Macri (7%).

Quería saber si tienen conciencia del conflicto de interés que genera la participación del grupo Socma en las autopistas a las que ustedes aumentaron el peaje, acorraló la diputada massista Schwindt al ministro Dietrich.

“Quería saber si tiene conciencia de este conflicto de interés, porque que no queremos llegar a otro caso Correo”, increpó la massista.

Y recordó que un informe del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi), que está en manos de la Auditoria General de la Nación (AGN), y denuncia a Ausol por fraguar balances para justificar tarifazos. “Y no sé si no está en los Panamá Papers”, agregó.

El encargado de responder fue Javier Iguacel, ex CEO de la petrolera de Techint y actual director de Vialidad, quien primero recordó que los contratos de concesión permiten hacer tarifazos sin audiencia sino mediante una “consulta ciudadana” por los diarios. “Nos llegaron muchas consultas y las tuvimos en cuenta”, se jactó.

“No aumentamos los peajes en las rutas. Sólo en los accesos a Capital y sólo dos son nuestros. Los demás son de la Ciudad y la Provincia”, intentó aclarar el director de Vialidad. Autopistas del Sol es uno de los dos que controla, se olvidó de aclarar Iguacel, que en la intimidad de vanagloria de ser el único motor de la gestión de Dietrich.

El ex Pluspetrol deslegitimó el informe del Occovi. “Lo firmó Laura Andino, esposa del ex titular del organismo Gustavo Gentile, quienes fueron allanados el año pasado y no podían justificar ese estilo de vida”, recordó, en alusión a un operativo del juez Sebastián Casanello, en el marco de una de las tantas denuncias contra Julio de Vido.

Iguacel no quiso contestar sobre el conflicto de interés de Macri como accionista de una de las cabinas de peajes más rentables del país, cuya concesión esta a punto de vencer y la UTE que integra Socma, busca renovar.

Iguacel explicó además que la AFIP había hecho un informe sobre Ausol “y determinó que la denuncia del Occovi es falsa. No había facturas apócrifas ni evasión de impuestos”.

Pero nada dijo sobre la presencia de Macri como accionista de una de las cabinas de peajes más rentables del país, cuya concesión estaría por vencer y se espera que la UTE intente renovar, sobre todo tras los jugosos tarifazos.

“¿Qué es conflicto de intereses? -irrumpió Dietrich- En Argentina no existe y hay muchos casos que podrían haberlo sido en los últimos años, como que una presidenta que alquile su hotel a la tripulación de la aerolínea de bandera”, chicaneó, aunque la comparación -si es lo que intentó- para el presidente Macri, no resulte del todo favorable.

Sin embargo, pese a las chicanas, para la oposición los vínculos de Macri con empresas contratistas del Estado no son un tema a dejar atrás y así se lo hicieron saber.

Como explicó LPO, Dietrich había aceptado ir a la Comisión para hablar de peajes, pero la semana pasada puso en duda su asistencia ante el escándalo por la licitación de low cost, por los presuntos vínculos del presidente con Avianca, que el año pasado compró Macair, la línea aérea del Grupo Macri. Una actitud poco solidaria que le valió un disgusto interno.

Como sea, el ministro creía que no se iba a tocar el tema por haber excluido a Avianca de la última entrega de rutas, pero el kirchnerista Rodolfo Tahilade no lo dejó.

Le preguntó porque tras excluir a Fly Bondi de las rutas recomendadas por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), no lo pusiera bajo un análisis de un conflicto de intereses cuando uno de sus dueños Richard Guy Gluzman, es miembro de Acumar (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo) y el segundo del Banco Supervielle. Y hace  siete años fue vicepresidente del fondo de inversiones Pegasus, propiedad de Quintana.

“Y hay 40 millones de dólares en El Palomar, garantizado por Fly Bondy. ¿Hay licitación?”, consultó el diputado. Dietrich nunca respondió esa consulta pero sí defendió a la compañía.

“Nadie va a comprar aviones hasta tanto te autoricen las rutas. La empresa presenta capacidad técnica, o sea, sus contratos. Estamos a la espera contratos”, se evadió Dietrich, que respondió casi como un abogado del socio del vicejefe de Gabinete.

Tahilade recordó además que Cristina Kirchner en 2014 consiguió un crédito de 5 millones 800 mil dólares para Líneas Aéreas del Estado (Lade) para alquilar aviones en leasing y empezar un recambio de su flota.

“Sin embargo ese dinero fue aplicado al mantenimiento. ¿Saben quién se encarga de mantener a Lade? Macair. Se desvió un dinero destinado a fortalecer la línea de fomento para pagar los vuelos institucionales de Macri al comienzo de su gestión, que fueron hechos por Macair. Esto está denunciado y el fiscal Jorge Di Lello requirió informes”, agrego.

Dietrich le recordó que LADE está a cargo del Ministerio de Defensa. “Hubiese sido bueno que ese espíritu investigativo también haya sido puesto en otras cosas, como cuando le dieron el 80% de las obras de Santa Cruz se las daban a (Lázaro) Báez”, volvió a chicanear.

Por ahora no hay aumentos de tarifas

Casi al final de la reunión, el diputado de izquierda Pablo López logró que Dietrich negara un tarifazo en tren y micros, anticipado en su momento por LPO y ahora puesto entre paréntesis por el súbito aumento de la inflación.

“Por ahora no va a haber variaciones en la tarifa del transporte”, afirmó, desmintiendo la versión que hablaba de un boleto de colectivo de 9 pesos.

Swindt nunca logró que respondiera porqué muchas empresas son multadas por la Comisión Nacional de Transporte (CNRT), nunca pagan, se les renueva la concesión y los subsidios. No es un secreto que Dietrich es muy cercano a las empresas de transporte automotor.

Dietrich fue duro con la herencia recibida: “La red vial es catastrófica, tenemos sólo 2.800 kilómetros de autopistas que se empezaron a construir hace 60 años”.

Por eso, el ministro quería hablar de otra cosa. Dedicó una hora a exponer su faraónico plan de 33.000 millones de dólares en un programa de desarrollo del transporte con una participación mayoritaria del Estado, que hasta ahora no se vio en la realidad. De hecho, el tren a La Plata ya terminado, sigue sin funcionar.

Dietrich duro con la herencia recibida. “La red vial es catastrófica, con sólo 2.800 kilómetros de autopistas, que empezaron a construirse hace 60 años Y el 40% en muy mal estado”.

Macri anunció en la apertura de sesiones del Congreso que durante su mandato duplicará esa cantidad de carreteras. Dietrich, por su parte, se jactó de terminar con la “histórica cartelización” de la obra pública. “Ahora se publica en internet los oferentes, nadie sabe la otra oferta. ¿Qué pasa? Bajan los precios”, celebró.

“La ruta 3 de Comodoro Rivadavia a Caleta se la sacamos a Lázaro Báez, que la tenía por 3 mil millones de pesos. Y la licitamos por $ 1.500 millones: ahorramos 1.500 millones de pesos”, ejemplificó.

Los diputados de La Cámpora casi logran hacerle perder la paciencia cuando por error dijo que la mayoría de los 33 mil millones de dólares de su plan serían inversiones privadas. “Perdón, públicas”, se corrigió y kirchneristas como Mayra Mendoza, Juan Huss y Juan Cabandié largaron la risa.

“Chicos, no sean infantiles: tenemos los números acá…”, se interrumpió Dietrich, fastidioso por su furcio.

Fuente: La Plítica On Line

No hay comentarios

Dejar respuesta