El duro testimonio de Liliana Capovilla, víctima del asalto en Colonia La Fraternidad

Durante la noche del pasado viernes, 15 de diciembre, un violento asalto tuvo lugar en la zona de Colonia La Fraternidad, cuando cinco encapuchados llegaron a la vivienda de Raúl Rivas, quien estaba acompañado por su esposa, Liliana Mabel Capovilla.

Chajarí al Día, hoy lunes 18 de diciembre, tres días después del lamentable hecho, dialogó con la señora Liliana Capovilla para ahondar en detalles de lo sucedido.

El comienzo

“Nosotros nos habíamos sentado afuera de casa a tomar un refresco, fue después de las nueve de la noche. Nos aparecieron dos encapuchado, uno de cada lado, mi marido se quiso defender con el sillón en el que estaba sentado e instantáneamente aparecieron tres personas más” contó sobre el comienzo de la entrevista Capovilla.

“Nos llevaron adentro de la casa, nos pusieron en el piso, nos ataron las manos atrás, nos levantaron, nos sentaron en un sillón, con un arma nos cuidaban y nos decían que no los miremos, mientras los otros hacían un desastre y rompían todo. Ellos querían muchos dólares, yo le decía que era una información falsa porque nosotros toda la vida fuimos empleados y tenemos lo justo para vivir” anexó a su relato.

En el mismo sentido, agregó: “Mi marido logró desatarse y vio que el que nos cuidaba estaba contando la plata que sacaba de mi billetera, entonces se le abalanza encima para quitarle el arma y ahí fue cuando se enfurecieron,  se vinieron todos, los cinco encapuchados y lo tiraron al piso a Raúl, le patearon la cabeza, yo grite y me pegaron  a mí. Al ratito le pegan dos tiros a mi marido, yo grite otra vez y me vuelven a pegar”.

“Yo veía que mi marido estaba mal porque sangraba mucho, les pedía por favor que lo dejen porque se estaba muriendo y ellos me decían que me quede tranquila que no se iba a morir. Fueron y buscaron azúcar y se la pusieron en la herida porque era  mucha la sangra que perdía Raúl. Yo les rogaba que se vayan que nosotros no teníamos dólares y no había forma de que lo hagan” dijo con la voz quebrada Liliana.

“En un momento prendieron  fuego un colchón y amontonaron otros más para que siga ardiendo y nos decían que nos íbamos a morir quemados si no entregábamos  los dólares, ellos creían que había mucha plata, les dije de dos lugares donde teníamos un poco de plata pero ellos querían los dólares” confesó la protagonista de tan violento asalto.

“Mi marido tenía guardado unos pocos dólares que se los había guardado como reliquia, se los dimos pero no quedaron conformes y nos decían que había más y que estaban guardados arriba del techo, entonces les dije que suban y que se fijen, subieron y por supuesto que no encontraron nada”.

El fin 

“Luego de todo ese drama y de agredirnos también verbalmente nos pidieron la llave de la camioneta, subieron  y sonó la alarma, no podían desactivarla porque escuchamos que sonó mucho” contó la esposa de Raúl Rivas.

Además, se pudo saber que: “se llevaron la caja de la cámara de seguridad que habíamos puesto el año pasado luego de que nos entraron  a la casa un día que nosotros no estábamos. Antes de irse, uno de los encapuchados paso corriendo y le disparo el led de la cámara de afuera”.

Sobre la apariencia de los 5 atacantes, la señora dijo que: “estaban encapuchados y con guantes, no le pudimos ver la cara, se les veían solo los ojos, eran gente joven. Mi marido dice que uno tenía otra tonada que no era de acá pero no se da cuenta de dónde pueden llegar a ser”.

“Nosotros no escuchamos ruido de ningún vehículo, ellos aparecieron por la parte de atrás de la casa. Todo habrá durado media hora, por suerte ellos no vieron el teléfono de mi marido y con eso pude comunicarme con la policía. Ahora lo que importa es la salud y no lo material, lo malo es lo psicológico, ahora tenemos que seguir y no es fácil” finalizó.

Fuente: Chajarí al Día

No hay comentarios

Dejar respuesta