El Senado podría convertir en ley el proyecto del aborto en tres semanas

Vista parcial del recinto del Senado de la Nacion durante la sesion donde comenzo a debatirse el proyecto de blanqueo de capitales impulsado por el gobierno, en Buenos Aires, el 22 de Mayo de 2013. (Alejandro Pagni / PRENSA SENADO)

Pichetto anticipó a LPO su apoyo al proyecto sancionado en Diputados. Cristina también lo apoyaría.

El proyecto de aborto legal que tuvo este jueves la media sanción en Diputados en una sesión maratónica, se aprobaría en el Senado en tres semanas, con el empuje de los jefes de los tres bloques principales: Luis Naidenoff (Cambiemos), Miguel Pichetto (Argentina Federal) y el kirchnerista Marcelo Fuentes.

El lunes se reunirán para definir un cronograma de tratamiento, que no tendrá dos meses de audiencias como en Diputados. Alcanzarán con un par de sesiones de comisión antes de ir al recinto a fin de mes.

El 27 está prevista la visita de Marcos Peña y con este cronograma la sesión sería una semana después. El kirchnerismo fue el primer bloque en pronunciarse a favor, mediante un tuit que anunció el apoyo “masivo” de esa bancada. Claramente Cristina Kirchner, que siempre estuvo en contra del aborto, buscó anticiparse a presiones de la Iglesia y acaso del Papa Francisco.

Pichetto se sumó a la ola del pañuelo verde. “El peronismo siempre fue un partido de cambio. En 1954 sancionó la ley de divorcio vincular. Después votamos la ley de matrimonio igualitario. No somos un partido del status quo y hay que considerar lo que está pasando en la sociedad”, le dijo a LPO, anticipando su respaldo a la iniciativa.

El peronismo siempre fue un partido de cambio. En 1954 sancionó la ley de divorcio vincular y después la de matrimonio igualitario. Nunca fuimos un partido del status quo, anticipó Pichetto a LPO.

Luis Naidenoff siguió el razonamiento de su colega peronista. “El Senado tiene que hacerse cargo de la demanda ciudadana y legislar realidades”, afirmó. El formoseño es un activo militante de la ley, al igual que la mayoría del radicalismo, a quien ayudó a sumar votos en Diputados en la madrugada de este jueves.

Deberá enfrentar la resistencia de la senadoras radicales Silvia Elías de Pérez y Olga Brizuela y Doria, quienes también fueron a la sesión de Diputados y comenzaron a armar un pool de senadores contra el aborto.

En Cambiemos, que tiene 25 senadores, puntearon en contra del aborto a Silvia Giacoppo, Marta Varela, Esteban Bullrich, Julio Cobos, Federico Pinedo, Néstor Braillard Poccard, Claudio Poggi, Alfredo De Angeli, Gladys González y Miriam Boyadjan,

Como Naidenoff, se pronunciaron a favor Humberto Schiavoni -otro de los senadores que sumó votos para el aborto en Diputados- y Pamela Verasay,  pero hay confianza en convencer al resto, porque la mayoría no emitió opinión con la esperanza de no tener que hacerlo nunca. Confían en Laura Rodríguez Machado y Julio Martínez y en una ola radical que fue decisiva para dar vuelta la historia en Diputados.

Pichetto tiene la mayoría en contra, pero confía en que la ola verde tiente a varios de cambiar de idea. Ya lo hizo Rodolfo Urtubey, que a partir de las declaraciones de su hermano se animó a pensarlo. Pero la pelea es intensa y sobre todo en las provincias del norte del país, el rechazo al aborto se hace sentir.

De hecho, hace una semana la organización Peronistas x la Vida emitió un comunicado en contra del aborto y consiguió las firmas del jujeño Guillermo Snopek, Carlos Menem y la formoseña María Teresa González.

Junto a su coterráneo José Mayans, Rubén Uñac,  Carlos Espínola, Dalmacio Mera y José Alperovich, ya fueron identificados como un nucleo duro anti ley, pero el impacto de la presión social, quedó claro, no puede medirse tan fácil.

Los peronistas Mayans, Uñac, Espínola, Mera y Alperovich son un núcleo duro contra la ley de aborto. Pero la ola verde de las mujeres se hace sentir y son varios los integrantes del bloque que están repensando su posición.

En el Senado imaginan con el pañuelo verde a  la tucumana Beatriz Mirkin y a los fueguinos José Ojeda y Julio Catalán Magni, pero Pichetto confía en convencer a varios más de sus 24 compañeros. Uno de los entrerrianos estaría cerrado.

Se descuenta el respaldo a la ley de Magdalena Odarda y Fernando “Pino” Solanas, pero no se avizora que alguno de los 5 senadores del interbloque de Juan Carlos Romero.

Los antiabortistas admiten que no será fácil ganarle a la ola verde de las calles, pero tampoco soportar las manifestaciones como las del último domingo, donde la movilización “por las dos vidas” llegó a movilizar casi 100 mil personas en Tucumán y 15 mil en Entre Ríos.

Sin embargo, la presión de la Plaza del Congreso ya se comió un voto: la correntina Ana Almirón, del bloque de Cristina, que no estaría tan de acuerdo con la ley, no se le planta a su jefa.  “La responsabilidad ahora es de los senadores”, se limitó a responder Cristina, pero elogió “la lucha de las miles de mujeres en las calles”.

Cristina ya olvidó los tiempos en que frustraba la ley como presidenta contra la voluntad de las diputadas Juliana di Tullio y Diana Conti. En diálogo con LPO desde el entorno de la ex Presidenta ya habían anticipado que estaban “convencidos” de que apoyaría la legalización. “Cristina vio esta impactante movilización popular, sabe que es una demanda”, manifestaron.

Si bien hace nueve meses Cristina había asegurado que “la sociedad todavía no está preparada” para discutir la legalización del aborto, LPO contó que la ex Presidenta también había dado una opinión más ambigua sobre el tema al aclarar que la discusión ya estaba instalada en la las calles.

“Mi hija me hizo ver cosas que yo no veía”, dijo Cristina, quien durante años se alienó con el Papa en este tema, incluso por encima de la posición un poco más flexible de Mauricio Macri, que habilitó el debate que la ex Presidenta se negó a abrir durante sus dos mandatos.

Fuente: La Política On Line

No hay comentarios

Dejar respuesta