Entre Ríos destina un 13% menos de su superficie al citrus

Esta disminución se produjo entre los años 2004 y 2016. La situación que atraviesan los principales departamentos vinculados en esta actividad, refleja cambios significativos en la estructura productiva de la citricultura entrerriana.
La superficie destinada a plantaciones de frutas cítricas en Entre Ríos cayó el 13% en 12 años (entre 2004 y 2016), mientras en Concordia -el departamento ícono de la citricultura entrerriana- el derrumbe fue de casi el 50%. En Federación, en tanto, el área citrícola creció el 5%, pero ese incremento no alcanza a compensar la fuerte disminución de Concordia.

Las exportaciones de naranjas y mandarinas -las dos principales frutas cítricas de Entre Ríos-, por su parte, cayeron el 8% en 2016, respecto del año anterior.

Estos datos están incluidos en un informe elaborado por la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Concordia del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), elaborado sobre la base del Censo Provincial Citrícola 2015/16, y permiten establecer los cambios significativos que ha sufrido la estructura productiva de la citricultura entrerriana.

Estas cifras, además, son una buena base para debatir el futuro de una economía regional clave para la provincia, de manera especial para los departamentos Federación, Concordia y el norte de Colón.

El trabajo dado a conocer por el INTA concordiense busca “presentar la última información disponible sobre estructura productiva” y “visualizar las preferencias en cuanto a variedades a plantar”. Se estima la producción o cosecha de 2016, sus destinos a consumo fresco, tanto mercado interno como exportación, y a la industria para elaboración de jugos y derivados, entre otros aspectos.

Así, por ejemplo, el trabajo señala que en 2004 había en Entre Ríos 41.977 hectáreas plantadas mientras en 2016 las hectáreas plantadas cayeron a 36.389, lo que significa una caída del 13%.

La cantidad de plantas, en tanto, en 2004 ascendía a 16.276.055 y en 2016 era de 15.725.099, lo que representa una merma del 3%. La superficie por productor en 2004 era de 24 hectáreas mientras en 2016 fue de 19, es decir -18%

La cantidad de productores, en cambio, aumentó el 6%. En 2004 eran 1.779 y en 2016 había 1.878; el informe, sin embargo, no precisa las razones de este incremento.

“La caída del 13% de la superficie es muy significativa”, remarca el informe, y se explica “principalmente por la disminución en el departamento Concordia donde pasó de 13.977 hectáreas a sólo 6.891”, lo que implica una caída de casi el 50% en alrededor de 12 años. Federación, por su parte, presenta un crecimiento de un 5%, llegando a cerca de 30 mil hectáreas.

“En función de estos datos, la superficie promedio por productor se redujo de 23,6 a 19 hectáreas”, agrega.

Especies y variedades

El trabajo del INTA, siempre sobre la base del Censo Provincial Citrícola, además, precisa que en 2004 la especie más plantada en Entre Ríos era la mandarina, pero desde 2016 es la naranja.

En 2004 había en la provincia 8.322.549 plantas de mandarina y en 2016 bajaron a 6.577.148, que representa una merma de -21%; aquel año la cantidad de plantas de naranjas era de 7.319.739 mientras el año pasado había 7.798.441, lo que significa un aumento del 7%.

La producción total de mandarinas y naranjas en 2004 en Entre Ríos era de 15.642.288, mientras que en 2016 esa cifra cayó a 14.375.589, es decir -8%.

La baja en mandarinas, evalúa el INTA, “es notable”, lo que permitió a las naranjas pasar a ser la especie más plantada en la actualidad.

Con respecto a las variedades, el informe permite establecer que en las naranjas se sostiene el predominio de la Valencia, y aumentan significativamente la Salustiana, por ejemplo. En el caso de las mandarinas es claro el aumento de las variedades Murcott, Nova, Encore y Montenegrina, y el retroceso de la Satsuma, Ellendale, Común y Dancy.

Volúmenes

Por otra parte, la producción total de frutas cítricas en la provincia (naranjas, mandarinas, limones y pomelos) registró en 2016 una merma del 3,75% respecto de 2015. El año pasado se cosecharon 637.835 toneladas cuando en 2015 se habían recolectado 662.739.

Con relación a los destinos de la fruta entrerriana, el trabajo del INTA señala que de las 404.743 toneladas de naranjas producidas en 2016, 142.060 se destinaron a la industria, 230.307 al mercado interno y 32.376 a la exportación. En el caso de las mandarinas, de las 210.091 toneladas cosechadas en 2016, 66.110 fueron a la industria, 111.083 al mercado interno y 32.898 a la exportación.

El trabajo del INTA Concordia, finalmente, precisa que tanto en naranjas como en mandarinas las exportaciones retrocedieron un 8% en volumen respecto a 2015.

La industria

Con relación a la industria, el informe elaborado por la Estación Experimental Agropecuaria Concordia del INTA señala que con la puesta en funcionamiento, en 2016, de la fábrica Jucofer, de Villa del Rosario, se pudo hacer una estimación más completa que comprenda el conjunto de las fábricas de la provincia. “Para tener una idea del volumen total procesado, a las 208.170 toneladas de naranjas y mandarinas entrerrianas, debe agregarse un 20% de fruta procedente de otras provincias”, añade el texto.

En cuanto a precios de referencia, “el promedio en la temporada 2016/17 de fruta puesta en fábrica puede considerarse en $1.600/tn de naranjas y $800/tn de mandarinas. Sobre precios a productor de fruta sin cosechar para Satsuma y Ombligo $0,50 kg, para Valencia, Murcott y Clementina $0,60; y para Salustiana y Ellendale $0,80”, precisa el informe.

Fuente: El Diario / El Entre Ríos

No hay comentarios

Dejar respuesta