Frigerio invirtió en campos de Entre Ríos: Su patrimonio creció 50%

Así lo transparentó en su declaración jurada, ante la Oficina Anticorrupción. Su caja de ahorro se engrosó: pasó de $ 600.000 a $ 4,1 millones, “producto de la venta de la consultora Economía y Regiones”, explicaron desde su entorno.

Trascendieron en las últimas horas los primeros datos de las declaraciones juradas presentadas por los integrantes del gabinete nacional.

Majdalani y Stanley son las funcionarios que tuvieron más crecimiento patrimonial. Arribas sigue siendo el que tiene más bienes.

El jefe de los espías es el funcionario con más capital del gabinete. El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, declaró bienes por $ 126 millones en 2016, un 10% más que el año anterior. Los principales activos del funcionario, ex intermediario de futbolistas, son las sociedades en Brasil por casi $ 52 millones.

El funcionario, que estuvo radicado en San Pablo antes de ser convocado por Mauricio Macri para sumarse al Gobierno, mantiene en esa ciudad tres oficinas y dos departamentos por $ 14 millones.

Arribas también se quedó con dos cuentas en Suiza, que suman $ 42 millones. Tanto su cuenta helvética como sus inmuebles en Brasil quedaron bajo la mira judicial cuando Leonardo Meirelles, un intermediario brasileño condenado por el Lava Jato, aseguró haberle realizado diez giros por US$ 850.000. Sin embargo, la justicia argentina desestimó la acusación.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, informó un patrimonio de casi $ 97 millones en su primera declaración jurada pública. La mayoría de sus bienes, $ 74 millones, están invertidos en el exterior.

En el otro extremo, Marcos Peña aparece como el funcionario más austero del oficialismo: declaró bienes por $ 600.000. Se trata de un departamento de 77 m2 en la ciudad (no lo usa como vivienda) con valuación fiscal de $ 200.000, una camioneta VW Surán modelo 2013 que cotizó en $ 190.000 y depósitos bancarios por $ 150.000.

Los números obedecen a una primera lectura de las declaraciones juradas del gabinete. Muchos funcionarios se anticiparon a la fecha límite para informar bienes, trámite que vence el último día del mes.

Fueron cambios significativos en el primer año de gestión. Carolina Stanley y Silvia Majdalani fueron las funcionarias que declararon la mayor variación patrimonial en 2016 ante la Oficina Anticorrupción.

La ministra de Desarrollo Social informó bienes por $ 19 millones, un 344% de suba con respecto al año pasado. El aumento patrimonial se explica porque la funcionaria compró un departamento de 400 m2 valuado en $ 17 millones. ¿Cuál fue el origen de los fondos? La funcionaria vendió un inmueble que había cotizado en $ 1 millón (valor fiscal), “ingresos propios” y una donación, según consta en su declaración jurada.

“Pagó el 60% de la nueva casa con la venta de su departamento, pero también tenía ahorros y recibió un regalo del padre”, explicaron desde su entorno ante la consulta de LA NACION. La ministra declaró también una camioneta Audi Q5 valuada en $ 600.000 y depósitos bancarios en el país por $ 1,5 millones.

Majdalani declaró bienes por $ 17 millones, una suba del 208% en comparación con 2016. La “Señora 8” de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) sinceró las valuaciones de sus inmuebles al cumplir con una nueva reglamentación de la AFIP. Había declarado el año pasado su casa de veraneo de 600 m2 en Uruguay por $ 200.000, pero este año la funcionaria reconoció que su valor es de $ 9,5 millones.

Desde el entorno de Majdalani explicaron que la variación se dio por un cambio en la normativa de la AFIP. “En 2015 se debían declarar los valores de tasación que figuraban en la escritura, ahora se exige informar el valor de mercado actual”, explicaron.

Majdalani apostó a los negocios inmobiliarios en Uruguay. En ese país declara otros tres lotes de 4000, 3000 y 1000 metros cuadrados. El último fue adquirido en su primer año de gestión. La funcionaria, además, heredó “joyas y obras de arte” por $ 1,1 millones. Tiene un departamento y una casa en la ciudad y declara el 50% de una quinta en Pilar.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, registró un incremento del 50% en su patrimonio: cuando desembarcó en la Casa Rosada contaba $ 11 millones; en 2016, informó bienes por $ 17 millones. Su caja de ahorro en dólares se engrosó: pasó de $ 600.000 a $ 4,1 millones. “El incremento fue producto de la venta de la consultora Economía y Regiones”, explicaron desde su entorno.

Frigerio invirtió en campos en Entre Ríos. Tiene acciones en cinco empresas y un crédito de $ 1 millón con la consultora que vendió al asumir como ministro para evitar conflictos de interés. También desembolsó $ 3,2 millones en un emprendimiento inmobiliario en la calle Arcos.

La ex canciller Susana Malcorra tiene casi todos sus bienes radicados en el exterior. La ex funcionaria declaró $ 16,4 millones; sólo $ 1 millón está depositado en la Argentina. El resto de su patrimonio está distribuido entre cuentas bancarias y fondos de inversión de Suiza, los Estados Unidos y España, lugares en los que trabajó en el pasado.

Fuente: La Nación

No hay comentarios

Dejar respuesta