La Argentina ya tiene la presión tributaria del Primer Mundo

Los impuestos representan el 34% del PBI, en línea con el 34,4% de los países de la OCDE, pero sin ofrecer los mismos servicios sociales y de infraestructura.

En 2015 el peso de los impuestos para las empresas argentinas alcanzaba -luego de aumentar más de diez puntos en la última década- un 34% con relación al PBI, el mismo nivel que existe en los países más ricos del mundo y diez puntos más que el promedio de los vecinos de América latina.

De acuerdo con un documento elaborado por la Unión Industrial Argentina (UIA) sobre reforma tributaria, la presión total, incluyendo las tasas de los municipios, llega al 34% del PBI. En los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es del 34,4%. “Pero en la Argentina no se ofrecen los servicios básicos, como seguridad o infraestructura, que brindan esos países. Esto se carga a los precios”, suelen comentar en la entidad. El ejemplo utilizado siempre es el mismo: el panadero que debe pagar un sueldo más por la seguridad carga ese salario al valor final del kilo de pan. Por otro lado, la presión consolidada en promedio en América latina llegó el año pasado al 24,4%, según los datos de la entidad fabril.

Éste no es un tema ajeno al consumidor. Un 40% del precio final de los alimentos son impuestos. El 50% del precio de la nafta son gravámenes; esa misma carga tributaria paga un comprador de bebidas; de cada $ 100.000 gastados en un auto, $ 54.000 son impuestos.
En el antiguo modelo proteccionista basado sólo en el mercado interno se financió el gasto público a expensas de los consumidores. En 2001, la población total que vivía del Estado era el 18,4%, según datos de la consultora de Orlando Ferreres. En 2015, se llegó al 40,3%.
El nuevo modelo económico, que propone una mayor apertura al mundo, abre interrogantes para las empresas, obligadas gradualmente a competir. El timing es el gran dilema. Para los hombres de negocios, el Gobierno debe primero “enderezar la cancha”. Esto se traduce en ofrecer igualdad de condiciones -bajar impuestos- antes de enviar a las firmas locales al mundo o abrir importaciones.

La tarea es compleja. A comienzos de enero, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, anunció que había recibido un déficit fiscal de 7 puntos del PBI. Sin embargo, el Gobierno tiene por objetivo terminar este año con un rojo de 4,8% del PBI y planea otro de 4,2% para el año próximo. Para 2019, cuentan en la Casa Rosada, el objetivo es el equilibrio fiscal para bajar el costo del capital.
En ese contexto, el margen de maniobra es limitado, a pesar de las mejoras que este año implementó el Ministerio de Producción con la ley pyme y la de autopartes. Parece poco para firmas que se quejan de las “aduanas internas” distorsivas que genera el impuesto a los ingresos brutos, los $ 100.000 millones recaudados anualmente por el impuesto al cheque, los gravámenes internos que impactan en las distintas actividades y las múltiples y diversas tasas municipales.
El Gobierno admite el problema. El anexo del Plan Productivo Nacional afirma que la presión impositiva sobre las empresas argentinas llega al 137% de las ganancias comerciales. “Las dos partes miramos para el mismo lado. El diagnóstico es el mismo. Hay que discutir el cómo y el cuándo”, afirmó Carlos Abeledo, presidente del Departamento de Política Tributaria de la UIA, en la última cumbre industrial en Parque Norte. Allí se reclamó promover las inversiones en actividades productivas con estímulos fiscales, implementar las deducciones de interés sobre capital productivo, armonizar la alícuota del impuesto a las ganancias para empresas con el resto de la región, incrementar el cómputo del pago de cargas sociales a cuenta del IVA, reimplantar el sistema de ajuste por inflación impositiva, eliminar el impuesto al cheque, derogar el de ganancia mínima presunta, revisar la coparticipación federal de impuestos y reemplazar Ingresos Brutos, unificar la tributación subnacional y modificar el actual régimen penal tributario.

Según Abeledo, en la Argentina, la tasa de Ganancia para empresas (sobre utilidades no distribuidas) es del 35%, mientras que en América latina es del 27%; el IVA es del 21%, contra el 13,2% promedio de la región; el aporte de las empresas a la seguridad social, de entre 23% y 27%, frente al 15,8%. En tanto, en los países vecinos no existen Ingresos Brutos ni el impuesto al cheque.

Los reclamos no llegan en un momento inocuo para los industriales. En octubre, el estimador mensual industrial (EMI) del Indec mostró una caída del 8% interanual, en lo que fue la peor caída del año. “Hay una fuerte falta de competitividad para exportar -dijo a LA NACION Luis Pagani, presidente de Arcor, el jueves pasado en el VIII Congreso Phelps, organizado en la Bolsa de Comercio-. La carga impositiva en dólares aumentó un 50% desde 2001, lo mismo que la logística.” Según la presentación del director ejecutivo de la UIA, Diego Coatz, en la cumbre industrial, el costo logístico subió un 44,1% interanual en 2016. Coatz sumó a su presentación los aumentos de los costos energéticos, de financiamiento y la caída de la productividad laboral.

Preocupación industrial

Menor competitividad

La Unión Industrial Argentina (UIA) advirtió que la elevada presión fiscal no sólo se traduce en un perjuicio para los consumidores -que terminan pagando más por bienes y servicios- sino también en una pérdida de competitividad de toda la economía, que se siente con especial fuerza a la hora de conquistar mercados en el exterior

Fomento a la inversión

Para promover las inversiones en actividades productivas, la UIA reclamó la aplicación de estímulos fiscales, la implementación de las deducciones de intereses sobre capital productivo y una armonización de la alícuota del impuesto a las ganancias para empresas con las que pagan en el resto de la región

Reforma tributaria

La central fabrical además propone incrementar el cómputo del pago de cargas sociales a cuenta del IVA, reimplantar el sistema de ajuste por inflación en los balances, eliminar el impuesto al cheque, derogar el de ganancia mínima presunta, revisar la coparticipación y reemplazar Ingresos brutos, entre otras medidas

Impuestos distorsivos

También advirtió que la renta corporativa (sobre utilidades no distribuidas) en la Argentina se encuentra en un nivel récord y llega al 35%, contra el promedio de la región del 27%

Mayor presión

La mayor presión tributaria también se siente en otros gravámenes como el IVA, que en la Argentina tiene una alícuota del 21%, contra el promedio del 13,2% en la región. Además, en los países vecinos no existen otros impuestos que se aplican localmente como Ingresos Brutos o el impuesto al cheque

Impacto en la economía

Los industriales además advierten que la altísima presión impositiva es una de las razones que explica el mal momento que enfrenta la actividad fabril, con una caída interanual del 8% en el nivel de producción de octubre

Gasto público en alza

Además, advierten que la mayor presión impositiva fue acompañada por un fuerte salto en el gasto público. Y precisan que en 2001 la población total de la Argentina que vivía del Estado era del 18,4%, mientras que en 2105 llegó al 40,3%

Fuente: La Nación

No hay comentarios

Dejar respuesta