Las huellas íntimas del hombre: el escritor revive a través los objetos de una muestra

La máquina de escribir, el único blues que se llevó a París y otras posesiones de Julio Cortázar se exponen en Los Otros Cielos, uno de los homenajes del Museo de Bellas Artes.

1934607w300

 

Los cigarrillos y el whisky nunca faltaron en aquel departamento de la Rue de Savoie en el que Julio Cortázar pasaba noches enteras hablando con otros grandes escritores latinoamericanos: Gabriel García Márquez , Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, Alejo Carpentier. “Allí reconstruían el mundo”, recuerda hoy Christophe Karvelis Senn, hijo de Ugné Karvelis, entonces pareja del autor de Rayuela y editora de la prestigiosa editorial Gallimard.

“Viví con él durante la década de 1970, cuando profundizó su compromiso con la política y los derechos humanos. Era muy dulce; nunca se enojaba ni levantaba la voz”, dijo Christophe ayer a LA NACION durante la inauguración de Los Otros Cielos, en el Museo Nacional de Bellas Artes. El homenaje a los cien años del nacimiento del escritor se completa con retratos tomados por grandes fotógrafos, en el segundo piso, y actividades organizadas por la Asociación Amigos (www.aamnba.com.ar).

Conmueve seguir las huellas íntimas de aquel hombre que se radicó en París, donde murió, en 1984, pero jamás se olvidó de Buenos Aires. Incluso su sillón de mimbre, su máquina de escribir, su pipa y una vieja guitarra que le regaló Pablo Neruda integran el recorrido que permite acercarse a sus otros dos amores, Aurora Bernárdez y Carol Dunlop, así como a su pasión por la literatura, el cine, la música y el arte.

Es posible escuchar un blues del único disco que se llevó a París, verlo bailando con Octavio Paz en la India o leer los párrafos que subrayó en un libro de Jean Cocteau. Según Cortázar, Opio. Diario de una desintoxicación, de 1931, lo metió “de cabeza” en el mundo moderno. “Desde ese día leí y escribí de manera diferente”, asegura el escritor, cuya voz inconfundible recibe y despide al visitante con las siguientes palabras: “Potencialmente el lector existe, es ese hermano que está esperando del otro lado del puente. Pero está del otro lado del puente. En el momento de la creación, el creador está solo”.

AGENDA

Los Otros Cielos (objetos, correspondencia, películas) y Los Fotógrafos: Ventanas de Julio Cortázar (retratos de Antonio Gálvez, Sara Facio y Alicia D’Amico, Carlos Bosch, René Burri).

Hasta el

28 de septiembre

De

11.30 a 19.30; sábados domingos, de 9.30 a 20.30.

Lugar

En el MNBA, Av. Del Libertador 1473. Gratis

Fuente: La Nación

No hay comentarios

Dejar respuesta