Los padres de Micaela, en la intimidad de su hogar

Néstor García y Andrea Lescano abrieron las puertas de su casa para recibir a El Entre Ríos. Hablaron sobre su hija, el velorio, Mirtha Legrand, el juez Rossi, el punitivismo, el estado de las cárceles y el futuro de la Fundación.

Entrevista de Andrea Cattani

Néstor “Yuyo” García y Andrea Lescano son los papás de Micaela, la joven asesinada en Gualeguay en abril de este año. La familia García es oriunda de Concepción del Uruguay y hace 6 años se mudaron a Colón buscando una vida más segura. Mica (21) era la mayor de cuatro hermanos; le seguían Ayrton (18), Alejo (15) y Jano (13).

Ayer abrieron la puerta de su casa para recibir a diario El Entre Ríos y hablar de su hija, víctima de un feminicidio que conmueve al país y promete hacer historia ayudando a cambiar algunas injusticias del sistema, tal como la propia Mica lo soñaba.

-¿Cómo fue la decisión de venir a vivir a Colón?

A -Nos vinimos por cuestiones de inseguridad. Siempre trabajamos en la zona del balneario San José. Ese verano nos entraron a robar en nuestra casa de Concepción; después fueron asaltados los dos más chicos, de 8 y 9 años, con una navaja a la salida de la escuela y a la semana el más grande, que entonces tenía 13 años, fue asaltado en una plaza.

N -Yo ya trabajaba en Colón hace bastante en la Metalúrgica Albace, así que nos trasladamos acá. Mica estaba terminando el secundario, así que terminó allá en Concepción.

-Se habló mucho de la vida social de Micaela, cómo era de la puerta para fuera. ¿Cómo era cuando estaba con ustedes en casa?

A -Cuando se levantaba no había que hablarle porque tenía un humor. . . Pero siempre tenía que estar haciendo cosas. Le gustaba la familia; en los últimos años nos juntábamos para las Fiestas de fin de año por iniciativa de ella. Siempre estaba tocando la guitarra, ayudando a cocinar, mirando deportes en la tele, tejía, cosía. . .

N -Invitaba a los amigos de Gualeguay a que vinieran un fin de semana, se iban al río y nos invitaba a ir a nosotros también. Y siempre le gustó trabajar.

-A pesar de tanto dolor se los ve con una fortaleza admirable. ¿Cómo hacen?

N -Qué se yo. . . El dolor lo tenemos y va a estar siempre. Hay momentos complicados. A Andrea le pasa a la mañana porque por la mañana siempre se comunicaba con Micaela; ella era independiente pero permanentemente le estaba diciendo qué iba a hacer, dónde estaba y con quién se iba a juntar. Era una cosa que hacía naturalmente; hasta esa misma noche estuvo hablando con Andrea por whatsapp.

A mí me da más a la noche, cuando me siento un rato en la cama a enviar algunos whatsapp o mirar un poco Facebook para salir del trabajo. Hablábamos algunas noches. Lo último que le mandé ese sábado a la mañana fue un discurso de Perón hablando de la universidad, y le preguntaba a qué hora llegaba acá porque tenía que ir a un Baby Shower. Nunca lo recibió. Pensamos que se había quedado sin batería y se había dormido. A la tarde el novio nos dijo que ya tendría que haber llegado y no contestaba el teléfono, así que nos fuimos para allá.

-Hubo algunas críticas por la forma en que despidieron a Micaela y por haber ido al programa de Mirtha Legrand. ¿Qué pensaron respecto a eso?

N -No fueron muchas. Yo entraba a los perfiles de Facebook y la mayoría de las personas que escribían negativamente eran perfiles sin actividad, creados recientemente; los trolls que se llaman. La vida de militancia de Micaela, hay gente a la que no le gusta porque toca sus intereses. A nivel nacional se intentó tapar su militancia.

A -Igual no somos una familia típica, por ejemplo hablamos de todo, lo único que yo prohíbo es hablar de política en la mesa o que esté el televisor prendido, después todo se habla, no es que uno decide solo las cosas, consultamos a los chicos y escuchamos su opinión.

N -Micaela hubiese decidido lo que nosotros hicimos.

-En el caso de la presentación en el programa, algunas críticas venían de parte de la misma militancia, porque decían que Micaela tenía una ideología muy diferente a la de Mirtha.

N -Esas críticas fueron más previas que posteriores, porque Mirtha a pesar de tener una ideología muy distinta a la Micaela y a la mía, nos respetó. Nos sentimos bien. El único momento incómodo fue cuando Romina Manguel trató de sacar a ver si nosotros teníamos odio adentro, cuando dijo “yo lo mataría a Wagner. No puedo entender cómo ustedes piensan así”. Nosotros pensamos como pensamos, y por más de que diga eso no nos iba a sacar de nuestro lugar.

Además, si queremos que las cosas cambien y dar a conocer la vida de Micaela, nos tenía que conocer la mayor cantidad posible de gente.

-¿Cómo está en estos momentos la causa por la muerte de Micaela?

N -Wagner se declaró culpable de todo; lo involucra a Pavón, que es el dueño del lavadero. También están el padrastro y el hijastro de Wagner detenidos. Un testigo habló de un amigo del hijastro. Sabemos que hay algunas pruebas que los involucran, no como autores sino como posibles colaboradores.

Pero no estamos siguiendo mucho la causa por decisión nuestra. Queremos recordar a Micaela viva. Además tenemos mucha confianza en el fiscal y el abogado querellante. Nos preocupa más el jury contra el juez Rossi; los otros están presos y él está en funciones y a nosotros nos parece que no debería ser así. No digo que él sea culpable, pero hasta que se resuelva tiene plena función y puede estar dejando libre a otro violador que puede hacer lo mismo con otra chica.

-Algunos sentimos que este tiene la posibilidad de ser, como ocurre cada tanto en nuestro país, un caso emblemático para la justicia argentina ¿Piensan lo mismo?

N -Creemos que sí, porque estamos transcurriendo la semana siete desde que Micaela desapareció y nosotros recibimos tres o cuatro pedidos diarios para hacernos entrevistas, o sea que el tema le preocupa a la sociedad. Creemos que este va a ser un caso bisagra; Micaela cambió la conciencia de los jóvenes con lo que le pasó, pero hacen falta leyes nuevas y que se reglamenten otras que están. Que el Poder Judicial cambie; que el Ejecutivo destine presupuesto a los organismos que están creados y no funcionan por falta de presupuesto; que la gente que ponen a cargo de esos organismos esté preparada, en lugar de ser ocupados por alguien que tiene que ver con el juego de la política.

-El caso de Micaela ayudó a desempolvar la ley a la que Diputados había dado media sanción para evitar la libertad condicional de violadores y asesinos. En noviembre cuando fue votada en la Cámara Baja, algunos diputados del FpV se ausentaron en el recinto y otros votaron en contra. Hace poco cuando fue tratada en Senadores, ocho de ellos (todos del FpV) tampoco dieron su voto positivo. Conociendo la militancia de Micaela, ¿qué creen que opinaría de esto?

N -Lo que pasa es que este proyecto de ley es punitivista, trata de darle la mayor pena posible al condenado, y creemos –Micaela también lo creía- que hay presos que son recuperables y pueden reinsertarse en la sociedad ¿Cuál es el peligro de que un ladrón tenga una salida transitoria para reinsertarse de a poco? El proyecto que volvió de Senadores, con algunas modificaciones, lo comparto más.

El Poder Ejecutivo también tiene que poner dinero en las cárceles, porque lo único que hacen es poner una pausa en su vida social y en el mejor de los casos sale igual que como entró o peor, porque juntó bronca. El Servicio Penitenciario no está haciendo absolutamente nada por recuperar a la persona que encierra. Hay que modificar esto y para lograrlo se necesita presupuesto.

-¿Cómo resultó la reunión que mantuvieron la semana pasada con el gobernador Bordet?

N -Nos sorprendió gratamente. Íbamos a pedirle una serie de cosas y muchas de ellas se comprometió él antes de que se las pidiésemos. Accedió a todos los pedidos. Se comprometió a hacer funcionar el Patronato de Liberados. Tomó posición sobre el Juez Rossi; nos lo dijo a nosotros y después le dijo a los medios, que piensa que debería renunciar, algo que yo vengo diciendo.

También se está trabajando en el tema de las tobilleras electrónicas para los victimarios y algún sistema de pulseras para las víctimas, dentro de un contexto de monitoreo donde no pueden estar a una distancia menor a la restricción que se fijó.

Nos dio un acompañamiento del Estado Provincial para la fundación; nosotros necesitamos una manzana en Villa Mandarina y le pedimos que coordine con el Estamos Municipal de Concepción del Uruguay. Hablamos del caso de Gisela López; el Estado provincial le pondrá un abogado querellante y le pedimos que no sea un caso aislado; que se sistematice para que las víctimas tengan un abogado pago por el Estado, ya el delincuente tiene un defensor de oficio. La familia de Gisela tuvo un abogado que no lo pudo pagar más y terminó con los tres imputados absueltos; van a apelar a una instancia superior.

-¿Micaela alguna vez les había comentado su deseo de conformar una fundación o algo similar que dé forma al trabajo social que realizaba? ¿O fue una idea de ustedes?

A -Uno de los problemas que tenía Micaela era el financiamiento, al no tener personería jurídica. En eso estaban con la JP Evita.

N -Iban a hacer una cooperativa. La idea de la fundación surge a raíz de lo que despertó Micaela, como un medio para cumplir los sueños que ella tenía. Nos han dicho que en todo el país hay más de 200 comedores a los que les han puesto el nombre de Micaela García, de distintas agrupaciones, siempre peronistas.

A -Unidades Básicas también, un montón.

N -En Neuquén, una escuela de iniciación deportiva en un barrio carenciado, que se estaban organizando para abrir sus puertas, nos pidieron autorización para poner el nombre de Micaela. En Mendoza varias ONG’s hicieron una campaña para ir a ciudades donde los chicos menores de 14 años no conocen el dentista, al que pusieron “Por una sonrisa sana”, apelando a la sonrisa de Micaela que fue lo que más impactó.

Cada vez nos sorprendemos más de la repercusión que tuvo el caso. Creo que hay dos cuestiones en la cual la sociedad hizo un click: una es que no toda la militancia es como la que quieren mostrar, que todo es malo, todos roban y para lo único que sirven es para que le paguen un pasaje a una marcha para apoyar a un político. Con esto se demostró que hay una militancia que piensa en los más chicos y es buena. El grupo de Micaela no recibe dinero de nadie.

Por otro lado, se demostró la cantidad de cosas que tenemos mal y hay que corregir. Al hacerse el caso tan viral quedaron expuestas. También se cree que estas cosas le pasan a las personas de clase baja y no a una chica de clase media, con estudios.

-Hablemos de la Fundación Micaela García.

A -Ya debe estar la presentación en Inspección General de Personas Jurídicas. Estamos en Urquiza 219 de Concepción del Uruguay. Todos los días de 16 a 19 hay voluntarios que atienden consultas, reciben ropa o alimentos, o inscriben voluntarios. El fin de semana vamos a estar haciendo alguna campaña; estamos necesitando medias y ropa de varón. La ropa que no está en condiciones se lava y una voluntaria se ofreció a enseñar a hacer totoras para que se hagan alfombras con las remeras viejas.

El día que hicimos la presentación oficial de la fundación se juntó el dinero recaudado a través del banco o con las urnas el día del Abrazo a Micaela y surgieron las primeras comisiones. Esta semana nos juntamos para organizarnos.

Hoy (por ayer) en el ex FAPU –uno de los cuatro barrios en los que trabajaba Micaela- de 14 a 16 se hará una huerta comunitaria. El INTA llevará semillas.

N -Nos propusieron pertenecer a un programa de Formadores en la Perspectiva de Género. El 15 de mayo fuimos con Andrea y tres chicas de la fundación que están en la comisión de Perspectiva de Género. Se trata de un programa que lanzaron el año pasado e hicieron experiencias en la Villa 31 y en la Villa 21-24. Quieren hacer una experiencia en varios nodos del interior, así que por Micaela vienen a lanzarlo en Concepción del Uruguay el viernes 9 de junio, en una jornada de 14.30 a 17.30 aproximadamente. Luego, 35 personas que ya estén trabajando en perspectiva de género se capacitarán en varios módulos para capacitar a otras. Confirmó su presencia la Procuradora General de la Nación, Gils Carbó. El programa se llama Re.Te.Ger. (Red Territorial de Género).

A -La idea es que las personas que se capaciten ayuden y orienten en los barrios a las mujeres que son víctimas de violencia de género.

-¿Qué necesitan?

A -Actualmente necesitamos artículos deportivos para que los chicos hagan actividades, útiles escolares para ayudarlos en sus tareas porque se empezó a hacer apoyo escolar, instrumentos musicales.

También la idea es hacer talleres de costura para que aprendan a arreglar la ropa que está y les queda grande o está rota. Enseñar tejido u otros oficios para que hagan cosas y con el dinero de la venta de esos artículos podamos seguir funcionando.

-Quienes quieran colaborar o sumarse, ¿cómo pueden hacer?

A -En la Fan Page Fundación Micaela García “La Negra” hay un formulario para completar; eso nos permite ver en qué pueden colaborar y cubrir las necesidades reales. El correo electrónico es fundacionmicaelagarcia@gmail.com. También está mi celular: (03442) 15648744

-Me quedó grabada una anécdota que te escuché contar, Néstor, sobre que Micaela un día te preguntó cuándo iba a dejar de ser la hija de “Yuyo”, y luego te dio una respuesta que me conmovió. ¿Querés recordarla?

N -Sí, porque yo con Lauritto, el intendente de Concepción del Uruguay, nos conocemos del deporte, él como dirigente del fútbol y yo como jugador de básquet, por eso soy conocido en Concepción del Uruguay desde hace muchos años. Micaela con su grupo iban a hablar al municipio de cuestiones políticas con las que no estaban de acuerdo y a pelear espacios, y Lauritto la presentaba como “la hija de Yuyo”. Ella volvía con bronca porque quería que la reconocieran como referente político de un espacio que era crítico con el municipio y tener un lugar para ejercer su militancia. Entonces volvía y me decía “otra vez me pasó. . . ‘la hija de Yuyo’. Algún día vas a ver que te van a conocer por ser el papá de Micaela”.

Y ese día llegó. Hoy soy el papá de Micaela.

Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)

No hay comentarios

Dejar respuesta