Macri anunció que las Fuerzas Armadas podrán “colaborar” en seguridad interior

En una medida que ya genera el rechazo de organismos de DDHH, los suma al combate al narcotráfico y “protección de objetivos estratégicos”.

Mauricio Macri anunció este lunes una “reforma y reorganización del Sistema de Defensa Nacional” que contempla la posibilidad de que las Fuerzas Armadas “colaboren” en la seguridad interior, un punto que ya genera rechazo de organismos de derechos humanos y la oposición.

En un acto realizado en la guarnición militar de Campo de Mayo junto a los altos mandos de las FFAA, el Presidente finalmente anunció una idea que rondaba desde hace tiempo en el Gobierno de permitir que las fuerzas actúen en cuestiones de seguridad interior, como narcotráfico y protección de objetivos estratégicos.

En un discurso en el que se lo vio más tenso de lo habitual, Macri habló de la necesidad de una “transformación profunda” de las FFAA. “Tenemos un sistema de defensa desactualizado (…) con un despliegue territorial para amenazas antiguas”, argumentó el mandatario.

“Este proceso de modernización va a iniciarse con una nueva directiva de política de defensa nacional, que destaca la misión principal de las FFAA de proteger la soberanía y la integridad territorial de nuestro país. Pero además es clave que puedan apoyar nuestra política exterior contribuyendo a nuestra integración al mundo”, planteó.

Luego, confirmó que serán habilitadas a intervenir en seguridad interior. “Es importante que puedan colaborar con la seguridad interior, principalmente brindando apoyo logístico en la zona de fronteras, así como también interviniendo en la protección de eventos de carácter estratégico. Como parte de las nuevas misiones será fundamental la participación de las FFAA en la custodia y protección de los objetivos estratégicos”, anunció.

La posibilidad de que las fuerzas colaboren en la protección de fronteras era casi un hecho, aunque ahora el Gobierno le agrega su participación “en la protección de eventos de carácter estratégico” (de lo que se desprende que podrían actuar por ejemplo en la cumbre del G20 de fin de año) y “protección de los objetivos estratégicos”, como ser centrales nucleares, represas, yacimientos u otros tipos de activos del Estado.

Seguramente esto generará la mayor resistencia de la oposición y organismos de derechos humanos porque podría implicar que las fuerzas intervengan por ejemplo ante una protesta de carácter sindical o similar en esos “objetivos estratégicos”. Por caso, el desarrollo de Vaca Muerta enfrenta numerosos reclamos de grupos indígenas.

Aunque no lo mencionó, Macri deberá derogar el decreto 727/2006 de Néstor Kirchner, que reglamentó la Ley de Defensa y dispuso que las FFAA sólo pueden actuar ante agresiones de origen externo perpetradas por otros Estados.

Semanas atrás la posibilidad de que las FFAA actúen en cuestiones de seguridad interior había sido relativizada por el jefe del Ejército, Claudio Pasqualini. El general había declarado que además del cambio de la normativa, necesitarían “equipamiento, entrenamiento y preparación”.

El anuncio de Macri generó el inmediato rechazo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), histórico crítico de la utilización de las FFAA en cuestiones internas. “Las Fuerzas Armadas tienen prohibido intervenir en temas de seguridad interior. Este es un acuerdo que sostuvo el sistema político a lo largo de casi 35 años de democracia”, recordó el organismo.

“Con la excusa del ‘combate al narcotráfico y al terrorismo’ se busca expandir el rol de las FFAA. Este paradigma de las ‘nuevas amenazas’ construye enemigos internos y aumenta la violencia, está vinculado con la represión de la protesta y el uso de inteligencia militar para el espionaje. Involucrar a las FFAA en tareas de seguridad pone en riesgo su gobierno civil y los DDHH. Por eso, hay que rechazar la reforma y defender la estricta separación entre defensa y seguridad”, agregó el CELS, que preside Horacio Verbitsky.

Fuente: La Política On Line

No hay comentarios

Dejar respuesta