Médicos entrerrianos, preocupados por los partos domiciliarios

La práctica tiene en alerta a la cartera de Salud entrerriana y a las sociedades científicas. Por ello, la ministra Sonia Velázquez recibió a referentes de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Entre Ríos y del Colegio de Obstetras, quienes plantearon su preocupación por el denominado “parto domiciliario”, con la cual se triplican los riesgos de complicaciones para el binomio maternofetal.
La funcionaria recibió a los presidentes de ambas organizaciones, Marcelo Schnitman y Natalia Casasnovas respectivamente, quienes plantearon la preocupación de sus colectivos por la poca y mala información que circula en torno a la práctica irregular de partos domiciliarios. El Ministerio compartió su inquietud por este ejercicio que no está avalado por las sociedades científicas ni la cartera sanitaria, para el cual tampoco están dadas las condiciones como sistema para que se lleve a cabo de forma segura.

En la reunión, destacaron que la práctica de la obstetricia plantea siempre el riesgo de estar ante emergencias que pueden surgir de un momento a otro, y que en el caso de practicarse fuera de una institución dejan poco margen para realizar un traslado y acceder a un tratamiento oportuno. Además, preocupa la falsa información que se promueve en torno a esta práctica (popularizando la idea de “parto humanizado” como sinónimo de “nacer en la casa”), con la que se desestiman las investigaciones y ejercicios avalados por las sociedades científicas.

En este marco, señalaron que “el parto institucional continúa siendo la estrategia que garantiza la respuesta necesaria al momento del nacimiento, y lo que ha permitido a lo largo del tiempo reducir los indicadores de morbimortalidad materna e infantil”.

La ministra indicó que la provincia ha avanzado en estas problemáticas promoviendo, desde el año 2007, la adhesión a las Condiciones Obstétricas Neonatales Esenciales (CONE). “Esto además de guardar relación con trabajar y profundizar el componente a nivel de la institucionalización del parto, promovido para evitar eventos obstétricos, ha requerido de un importante esfuerzo por parte de todos los actores que intervienen”, expresó.

Velázquez precisó que el proceso ha implicado organizar el sistema sanitario provincial de modo tal de poder concentrar las CONE en la mayoría de las maternidades, “lo que implica que estén asociadas a una Unidad de Terapia Intensiva y a un equipo de profesionales experto, que no ha sido fácil; entonces estas prácticas irregulares dan por tierra todo este esfuerzo”, dijo.

En este sentido destacaron que la cartera sanitaria hace denodados esfuerzos por garantizar el parto humanizado, como estipula la Ley N° 25.929, “pero teniendo en claro que no es sinónimo de parto domiciliario: es preocuparse por la calidad de la práctica y cumplimentar las CONE; en este marco lo que está por fuera de las normas es ilegal”, señaló Velázquez, e indicó que “la humanización de las prácticas es una preocupación constante de las autoridades y de los profesionales que asumen con dedicación su tarea”.

Finalmente la ministra expresó: “Tenemos estadísticas, investigaciones y toda la instancia académica que nos avala para tomar estas decisiones y que el Ministerio toma posición en defensa de las prácticas profesionales que se realizan”.

Por su parte la responsable de Maternidad e Infancia, Karina Silva, manifestó que desde el área a su cargo se realizan importantes esfuerzos para llevar adelante la estrategia de regionalización sanitaria, que consiste en la concentración de los partos en los hospitales donde es posible ofrecer la calidad y complejidad de la atención de la madre y el recién nacido, según el riesgo. “Para ello se han ordenado las derivaciones, con la referencia en cuatro hospitales cabecera”, contó.

Silva indicó: “Son esfuerzos que realiza el Ministerio adhiriendo a las indicaciones de las sociedades científicas nacionales e internacionales, que observan con preocupación la necesidad de reducir los indicadores de morbimortalidad materna e infantil y ofrecen las estrategias probadas en otros países a los fines de mejorar las condiciones en la que nuestros niños puedan nacer sin riesgo”.

Impacto de las malas prácticas

En las prácticas no institucionales (parto domiciliario) hay menos intervencionismo (tales como cesárea, fórceps, episiotomía y anestesia), “y si bien esto puede ser entendido como una ventaja, que antepone el proceso de parto como un proceso natural al que la mujer se encuentra en condiciones de responder fisiológicamente sin complicaciones; sin embargo, es necesario aclarar que las condiciones de la vida actual, el trajín diario, el estrés y las presiones de la vida cotidiana nos alejan de esos procesos naturales”, explicó Silva.

Además durante el encuentro los médicos precisaron que en última instancia la mayoría de las complicaciones producidas en durante partos domiciliarios son recepcionadas por efectores públicos donde llegan con diverso nivel de gravedad, algunas de carácter irreversible (complicaciones neonatales como convulsiones, depresión del recién nacido, secuelas neurológicas graves o casos que finalizan en muerte).

Por lo tanto, la responsable de Maternidad e Infancia recordó una serie de cuidados: “Se recomienda a toda mujer que esté embarazada que realice todos los controles y estudios de rutina que sean necesarios, siempre asistiendo a un profesional médico u obstétrica habilitado, en los centros de salud cercanos a su domicilio o de forma particular; para que pueda llegar al hospital o sanatorio con toda la información disponible, se evalúe su situación y anticipadamente (en el caso que lo requiera por el riesgo) pueda ordenarse el traslado al efector de mayor complejidad”.

Lo que piensan los referentes

Casanovas manifestó: “Es una preocupación que nos tiene en vela a todos hace tiempo y estamos agradecidos de tener la oportunidad de compartir nuestras inquietudes y poder buscar solución entre las distintas entidades”; a lo que la referente añadió el “importante compromiso por seguir trabajando en combatir la práctica ilegal de la profesión”.

Por su parte Schnitman señaló que “es un tema que nos preocupa, y nos tranquiliza que también preocupe a la salud pública”.

El directivo precisó que el parto domiciliario puede hasta triplicar el riesgo de que muera la mamá o el bebé durante el trabajo de parto, o que el bebé que nazca tenga alguna secuela. Para prevenir esto es importante transmitir el mensaje correcto.

“Lo nuestro no es caprichoso: planteamos nuestra postura en base a la medicina fundada en la evidencia ya que está probado que la mortalidad materna y fetal disminuyen con la mujer pariendo en el sanatorio, en el hospital, en la institución”; tras lo cual agregó que “si esto es así, aceptar las condiciones de tener un parto en la casa es un retroceso”, completó el profesional.

Fuente: APF

No hay comentarios

Dejar respuesta