¿Por qué mienten nuestros hijos?

Está claro que los niños no se portan en todo momento como a sus padres les gustaría. Uno de los factores de mala conducta predominantes a lo largo de la infancia y que más trae de cabeza a los padres es la mentira. Los niños tienen una capacidad de mentir, exagerar o inventar asombrosa. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué los lleva a mentir?

Hasta los siete años aproximadamente los niños no son conscientes de lo que significa mentir. En muchas ocasiones engañan cuando realizan una acción que saben que no deberían hacer y por la que recibirán un castigoOtras veces el motivo puede ser frustación o ganas de destacar, sobre todo cuando están con los demás niños. Sin embargo, muchas veces puede ser culpa de los padres. Los pequeños imitan la conducta de los adultos y si engañamos a los niños, aunque sea por protegerles, pueden aprender que si papá o mamá les está diciendo una mentira porque no es malo mentir.

¿Qué hacer para que los niños dejen de mentir? Es difícil. Sobretodo hay que intentar no mentir delante de ellos. Se debe inculcar la importancia negativa de las mentiras para que aprendan a distinguir y comprendan que mentir nunca es buena opción. Por último y en el caso de que las mentiras sean para evitar castigos, hay que dejarles claro que siempre preferiremos la verdad y lo tendremos en cuenta antes de castigar.

Todas estas pautas son muy importantes puesto que en ocasiones ocurre que el niño deja de distinguir entre la mentira y la realidad y es ahí cuando mentir puede convertirse en un problema serio.

No hay comentarios

Dejar respuesta