¿Qué tendrán los abuelos que a los niños vuelven locos?

La conexión entre los niños y sus abuelos es especial, no lo podemos negar. Algo les dan que hace que los niños los quieran con locura….¿será el chocolate? ¿será que les dejan hacer todo lo que quieren? Seguramente es algo más sencillo, les dan todo su amor y cariño.

Habrán casos y casos, por supuesto, y quizás algunos niños no puedan disfrutar de un abuelo o abuela que lo miren con la misma atención como si estuvieran observando un tesoro.

Tal vez verán en sus nietos el reflejo de sus hijos cuando eran pequeños y desearán aprovechar el tiempo al máximo. Como si tuvieran una segunda oportunidad y no quisieran desaprovecharla.

Por otro lado los abuelos traen dolores de cabeza a los padres ¿verdad?
Si los padres dicen que chocolate no, los abuelos van por detrás y “toma un trocito cariño”; si los padres tienen unas normas “x”, los abuelos están allí para decir que eso son tonterías; si los padres no quieren colmarlos de juguetes, los abuelos están ahí para comprarles “todos los regalos que me de la gana que para eso es mi dinero”, y otras cosas más.

Las normas y los límites que hoy creemos muy importantes e irrompibles irán variando a lo largo de nuestra vida y dejaremos de darle importancia a algunas cosas. Otras, en cambio, seguirán siendo fijas e importantes como por ejemplo todo lo que sea físicamente peligroso para el niño. Los abuelos están en esa etapa, en la que no ya no creen que sean tan importantes el cumplimiento de algunos límites. ¿Es mejor o peor un planteamiento? Pues todo depende del punto de vista desde donde lo miremos, pero en realidad no es mejor ni peor, es diferente.

Sin lugar a dudas, el rol de los abuelos es ese: El de dar amor incondicional y tener los límites justos y necesarios.

Si algunas cosas que hacen los abuelos de tus hijos te sacan de quicio pero a tus hijos los vuelven locos de felices, se ríen, disfrutan con ellos, y siempre quieren ir a su casa…puedes estar convencida/o de que el amor que reciben pesa más que cualquier otra cosa.

No hay comentarios

Dejar respuesta