Trump rompe el acuerdo con Macri y bloquea las importaciones de biodisesel

Le impuso un arancel del 50%, pese a que Macri abrió importación de cerdos. Los limones siguen trabados.

Donald Trump le confirmó al gobierno de Mauricio Macri que la intensa estrategia de seducción que desplegó sobre la administración del republicano, no hace la menor mella en la política proteccionista del magnate, que parece haber elegido a la Argentina para mandar un mensaje global.

Contra la sucesión de gestos de amistad y declaraciones rimbombantes del liderazgo regional de Macri que dejó el vicepresidente Mike Pence en su reciente visita a Buenos Aires, Trump habilitó este martes un golpe letal al comercio bilateral y bloqueó el ingreso de biodiesel argentino a su país, imponiéndole un arancel del 50%, en un virtual bloqueo.

Se trata del principal bien que exporta la Argentina a Estados Unidos por más de 1.200 millones de dólares. LPO durante la cobertura de la visita de Macri a Estados Unidos, advirtió que la euforia de la delegación macrista sobre el ingreso de limones a ese país parecía desmesurada, teniendo en cuenta que en ese caso se trata de un mercado de 50  millones de dólares y se mantenía la amenaza sobre el biodiesel.

Pero todo fue peor incluso de los pronósticos más pesimistas. Trump bloqueó el biodiesel, sigue sin habilitar los limones aduciendo demoras burocráticas y encima Pence logró que Macri habilite el ingreso de carne porcina de Estados Unidos, decisión que pone en riesgo 35 mil puestos de trabajo y podría traer al país una gravísima enfermedad que tienen los chanchos norteamericanos y del que hasta ahora el país estaba a salvo.

La sorpresiva decisión de Trump vuelve a alimentar las versiones de supuestos rencores del magnate con Macri por antiguos negocios en Nueva York, que ambas administraciones -con más énfasis la argentina- se han esforzado en desmentir.

La sorpresiva decisión vuelve a alimentar las versiones de diferencias personales entre Trump y Macri, que ambas administraciones -con más énfasis la argentina- se han encargado de disipar. Una rivalidad que viene de cuando ambos hicieron negocios de real estate en Nueva York, que terminaron mal y que supuestamente recrudecieron, cuando en la prensa se filtraron los pedidos de Trump a la Ciudad para que le autoricen una obra.

El bloqueo se instrumento a través de una resolución de la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (USITC), un ente autarquico que está bajo la órbita del secretario de Comercio, Wilbur Ross. El organismo aplicó un “arancel preventivo” a la importación de biodiésel argentino e indonesio hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo respecto de la demanda de dumping que la Junta Nacional de Biodiésel de Estados Unidos (NBB por sus siglas en inglés) presentó en el mes de mayo. Además, consideró que recomendable hacer retroactivo el pago de arancel.

El USITIC consideró que ambos países subsidian a los productores de biocombustibles en violación de las normas de comercio internacional. Por ende, resolvió la imposición de aranceles compensatorios que irían desde un 50,29% a un 64,17% para el caso de Argentina y de entre un 41,06% y un 68,28% en lo que respecta a Indonesia. El monto exacto será fijado dependiendo del productor/exportador en cuestión.

La noticia llegó el mismo día en el que el Gobierno nacional festejó el primer embarco de limones a México y la supuesta quita de trabas de Estados Unidos a los limones, un negocio que asciende apenas a 50 millones de dólares al año, y que en los hechos sigue trabado por demoras supuestamente de la burocracia.

Como reveló LPO durante la cobertura de la visita de Macri a la Casa Blanca, los funcionarios de Trump habían prometido levantar las trabas a las importaciones de limones, pero el magnate se había negado a intervenir en la causa del biodiésel pese a que el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, había asegurado que la denuncia carecía de sustento.

Mauricio Macri y Mike Pende, durante la visita del vicepresidente a Buenos Aires.

El gerente operativo de la NBB, Doug Whitehead, festejó la decisión: “El departamento de Comercio ha reconocido lo que esta industria sabía hace rato, que los productores de biodiésel extranjero se han estado beneficiando de subsidios masivos que han dañado severamente a los productores de los Estados Unidos”.

La medida entrará a regir a partir de su publicación oficial la semana próxima y significará un fuerte revés para la industria del biodiésel local y también para el déficit comercial ya que las exportaciones de combustible vegetal a los Estados Unidos habían permitido en 2016 ingresos de divisas por más de 1.200 millones de dólares, la mitad de las exportaciones a dicho país.

Luis Zubizarreta, presidente de Carbio, la Cámara Argentina de Biocombustibles, negó en un comunicado que existan esos subsidios y subrayó que la Organización Mundial de Comercio -que en diciembre tendrá su cumbre anual en Buenos Aires- ratificó la inexistencia de dichos subsidios frente a un reclamo similar de la Unión Europea.

“Es como un mazazo, el vicepresidente Mike Pence estuvo la semana pasada con un mensaje muy bueno, de trabajar juntos y abrir mercados y creíamos que iba a ser la línea”, dijo con bastante candidez Zubizarreta y advirtió sobre el verdadero drama de la decisión: “el país puede enfrentar una reprimarización de exportaciones por cuando el excedente de soja que no se destile para biodiésel podría ir a elaboración de aceite, lo cual implicaría un excedente internacional y una consecuente caída del precio”.

Es como un mazazo, el vicepresidente Mike Pence estuvo la semana pasada con un mensaje muy bueno, de trabajar juntos y abrir mercados y creíamos que iba a ser la línea, dijo el presiente de Carbio, Luis Zubizarreta.

“Esto implica en cierre total de las exportaciones. Es prohibitivo. Con esta medida el mercado de Estados Unidos está perdido”, se lamentó en diálogo con LPO uno de los afectados.

LPO pudo saber que la Cancillería también recibió con sorpresa este anuncio que lo leyó como un cuestionamiento a la política de Gobierno, luego de que en su visita el vicepresidente Pence se comprometiera a un mejor trato.

Desde Carbio, afirmaron a LPO que ahora “la industria va a seguir de cerca la pelea y presentándose en cada instancia par demostrar que no hay subsidios ni dumpling. Está la expectativa de poder revertir esta medida antes de la resolución determinante en marzo del año que viene. Si no, volveremos a presentarnos en la OMC en Ginebra”, concluyeron.

Fuente: La Plítica On Line

No hay comentarios

Dejar respuesta