Una mujer muerta, un palo ensangrentado y una hija que no aparece

En la noche de este jueves, fue encontrada sin vida una mujer de 60 años, en el interior de su casa en Feliciano. Cerca del lugar, la Policía localizó un palo con sangre. Preventivamente fue demorado un peón del campo. También se ausentó la hija de la víctima.

La Justicia y la Policía de Feliciano están investigando el homicidio de una mujer de 60 años que cerca de las 20 fue encontrada sin vida en el interior de su casa, en la zona rural ubicada a corta distancia de la cabecera departamental.

Un vecino informó que encontró sin vida a Celeste Brest de 60 años, en su casa, en el ejido de Feliciano. Ante esto, las autoridades de la Fiscalía en turno, como de la Jefatura se trasladaron y ubicaron a la mujer muerta tendida en el suelo.

A corta distancia se encontró un palo con algunas manchas. Además, los médicos policiales descubrieron profundos golpes en la zona craneal, lo que revelaría que la víctima pudo haber sido ultimada de esa manera.

En el arranque de la investigación, se dispuso que sea demorado, un peón del pequeño campo, por algunas dudas en sus respuestas a los policías.

Si bien no hay ningún elemento probatorio que lo responsabilice, deberá aclarar en la fiscalía algunas contradicciones.

Para apuntalar la investigación judicial, la Jefatura de Entre Ríos dispuso el envío de personal de la División Homicidios, como de Criminalística de Paraná con el fin de levantar rastros y huellas, como para profundizar las posibles pesquisas.

Por lo pronto, se obtuvo el dato que la víctima había vendido días atrás un par de vacunos, por lo que se sabía que en su casa podría llegar a tener una suma cercana a los 10.000 pesos.

La inspección, requisa y levantamientos de rastros se realizaba anoche, por parte de personal especializado y de la Policía Científica, a fin de obtener posibles datos que puedan llegar a ser de interés.

El paradero de la hija

Mientras esto ocurre, también se ordenó la búsqueda de la hija de la víctima, una mujer de unos 30 años que vivía en la zona, pero por motivos que se desconocen, se encuentra ausente sin que se tengan noticias sobre su paradero.

De allí que los operativos policiales ordenados apuntan en dos direcciones: por un lado obtener datos sobre el homicidio de la señora Brest y por el otro tratar de encontrar a la hija.

Fuente: Uno

No hay comentarios

Dejar respuesta