Alberto Fernández, antes de comunicarle a todo el país la fecha exacta de la extensión del actual aislamiento social, total y preventivo, le dedicó unos cuantos minutos a comentar con precisión -casi de especialista – una serie de cuadros que mostraban la evolución de la curva de los casos de infectados y fallecidos en la Argentina, desde el 20 de marzo pasado – fecha de inicio de la cuarentena total en el país- hasta hoy.

El trazo de la curva de infectados y fallecidos en el tiempo mostró ascensos suaves y achatamiento -con 1.975 infectados y 82 fallecidos en el total país -. Los datos y gráficos habían sido analizados a la tarde en una charla a través de la herramienta Zoom entre el Presidente, autoridades del ministerio de Salud y la mesa chica de infectólogos y expertos de cabecera que asesoran al Gobierno.

El análisis de los gráficos permitió demostrar que la estrategia del aislamiento temprano que decidió la Argentina resultó ser una medida eficaz. El Presidente justamente se apalancó en esa idea para fundamentar la extensión -hasta el próximo 26 de abril- y dejando abierta la puerta a otra extensión por más tiempo. El crecimiento de casos y la curva de contagios en el caso argentino es sostenido, pero no exponencial. Y el efecto de no tener un crecimiento exponencial es claramente por la acción de la cuarentena en la sociedad.

Luego se refirió a los fallecidos en la Argentina (82 casos confirmados) y los comparó con otros países de América Latina (especialmente con Chile y Brasil) y con las dramáticas cifras que exhiben Estados Unidos, España e Italia. A estas cifras faltó cruzarlas y dimensionarlas con el dato de cantidad de habitantes por país para comprender su verdadero impacto.

A esta segunda etapa de la cuarentena el propio presidente la denominó como una cuarentena administrada. Fernández planteó flexibilizar algunas actividades como los mecánicos y gomerías para los trabajadores con excepciones, y dejará con más flexibilidad a algunas localidades aisladas del interior del país.

Sin ahondar en detalles y con bastante confusión respecto a las recomendaciones precedentes que reafirmaban la idea del confinamiento en el hogar, Alberto Fernández abrió la puerta a la posibilidad de dejar las casas para correr al aire libre en plazas, parques o zonas de cercanía y anunció salidas al aire libre para personas con discapacidad y trastornos del espectro autista (TEA).

Qué dicen los expertos infectólogos y cómo analizan los detalles e informaciones en el discurso de tono sanitarista que brindó el Presidente. Aquí las voces más importantes:

Pedro Cahn, director de la Fundación Huésped e integrante del Comité de Expertos que asesora al presidente Alberto Fernández en la pandemia contra el coronavirus:

Pedro Cahn, medico infectólogo e integrante del equipo de expertos que asesoran al Gobierno en la pandemia por COVID-19
Pedro Cahn, medico infectólogo e integrante del equipo de expertos que asesoran al Gobierno en la pandemia por COVID-19

Las decisiones me parecen acertadas. El virus no viene hacia nosotros, sino que nosotros vamos hacia el virus. De manera que si las personas no se exponen no se van a contagiar. Nadie se va a pescar nada si no sale. Es un virus que circula mucho, pero la letalidad es baja.

Ángela Gentile Ángela Gentile, infectóloga, jefa del Departamento de Epidemiología del Hospital Ricardo Gutiérrez e integrante del Comité de Expertos que asesora al presidente Alberto Fernández:

Es claro que la cuarentena tiene efecto, no sabemos por supuesto qué va a suceder a futuro y tampoco hay que ser exitista, pero incluso hoy cuando analizamos los gráficos con el presidente vimos que estamos duplicando los casos cada 10.3/10.4 días, mientras que otros países los han duplicado más rápidamente.

Si nosotros hubiéramos dejado el virus a libre circulación con un raw de entre dos y tres, es decir, el raw es el número de infectados a partir de un caso (un caso cuántos infectados da). Si hubiéramos seguido libremente sin hacer la cuarentena con un raw de dos a tres estaríamos en miles y miles de casos, y esto se ha evitado. Creo que en este aspecto es importante porque se aplana la curva.

Para comparar entre países, me parece que lo que se compara es un poco contra sí mismo también: cuánto tiempo tarda cada país en duplicar su número de casos.

Los testeos por supuesto tienen también mucha importancia y hay que ver el denominador, pero también es verdad que la definición de caso sospechoso también es diferente entre países y quizá eso haya que analizarlo para sacar una conclusión.

Omar Sued, infectólogo y Presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI):

A Olivos fue sólo un grupo pequeño precisamente por el distanciamiento social. Estamos muy contentos con cómo presentó el presidente la necesidad de seguir esforzándonos todos juntos y también cómo mostró el efecto que está teniendo la cuarentena que es resultado del esfuerzo de todos los argentinos.

La verdad es que también estoy de acuerdo con aquello que dijo que no sabemos hasta cuándo va a ser necesario este esfuerzo. Estamos viendo hoy a la ciudad de Nueva York con récord de fallecidos y fosas comunes, estamos viendo el primer ministro de Inglaterra que pasó por una terapia intensiva, estamos viendo las cifras dramáticas de muertes en Italia, España, incluso en Brasil. Son tiempos de incertidumbre y las únicas certezas son las que nos están dando a nivel oficial. Es correcto el camino por el que vamos, y hay que seguir organizando y coordinando entre todos los diferentes distritos y saber que vamos a poder responder efectivamente para salvar la vida de la mayor cantidad de personas.

Gustavo Lopardo, médico infectólogo , miembro y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). Integra el Comité de Expertos que asesora al presidente Alberto Fernández:

El presidente puso en números concretos la marcha de la epidemia mostrando a la sociedad todos los resultados del gran esfuerzo que estamos haciendo.

Fernando Polack, médico infectólogo pediátrico y creador de la Fundación Infant:

Fernando Polack, médico infectólogo pediátrico
Fernando Polack, médico infectólogo pediátrico

El país está en una situación de relativa estabilidad, por lo que la pregunta más importante no es cuándo, sino cómo salir del aislamiento social y obligatorio. Hacerlo con posibilidades de mantener un cierto equilibrio en el número de casos graves, requiere un plan muy prolijo. Entre otras cosas, se debe contemplar la detección rápida de personas sintomáticas y sus convivientes para aislarlos de inmediato.

Lautaro De Vedia, médico infectólogo miembro y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI):

Totalmente de acuerdo con el contenido del discurso, con la prolongación de la cuarentena, hay que ser muy cuidadoso con las aperturas parciales mencionadas en distintos puntos del país. Habrá que monitorearlos de cerca, y de acuerdo con los resultados que mostró el presidente, de los efectos, de los resultados asociados con la cuarentena, la cantidad de casos en comparación con otros países. Eso me pareció auspicioso y una buena demostración de que la cuarentena y el esfuerzo deben continuar.

Paula Rodríguez Iantorno, médica infectóloga de Helios Salud:

El mensaje del presidente fue muy acertado, porque inicialmente extiende la cuarentena y ese es el concepto general, es decir que no podemos salir y hacer la vida como antes. Pero también habrá algunas actividades exceptuadas que permitirán algo de reactivación. Esto favorece al sistema de salud para seguir preparándose, capacitándose y fortaleciéndose para la atención de los pacientes que vendrán, sin que el sistema colapse. Es el ferviente deseo de todos los que somos parte de esta estrategia de contingencia.

Conrado Estol, médico neurólogo:

La clave de lo que dijo el presidente está en que los casos se duplicaron en 11 días y que se haya duplicado en ese tiempo sugiere que la curva está aplanada. Y si esto se mantiene así, respetando el aislamiento, la distancia física en aquellos que tienen que salir, el uso de máscaras faciales tendría que seguir de esta forma e incluso uno podría decir que lo que se llama “pico”, que tiene una connotación negativa y que en realidad quiere decir un máximo de casos… vamos a llegar a un máximo de pacientes infectados a principios de mayo, a partir de cuándo empezará a bajar la cantidad de infectados.

El neurólogo Conrado Estol
El neurólogo Conrado Estol

Y ahí la curva empezará a caer y ocurrirá como en China y Corea que hay más curados que infectados y es entre comillas “la solución de la epidemia”. Después se podrá liberar el aislamiento paulatinamente.

El presidente habló de un pico o máximo de casos en mayo, pero en el que se espera que no haya problemas. Problemas tienen en Italia donde no alcanzan las camas para los infectados o en los EE.UU. donde no había camas para los pacientes en Nueva York, pero acá ese máximo va a llegar -si seguimos al mismo ritmo y la gente sigue respetando las medidas- de una forma que el equipo de salud va a poder atender tranquilamente a esos pacientes.

Lo importante del mensaje es “se prolonga el aislamiento porque así es cómo funcionó; seguimos por este camino”. Hoy se cumple la tercera semana de aislamiento, hacen falta cuatro o más para considerar que la curva se mantiene aplanada.

Ricardo Teijeiro, médico infectólogo y miembro y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI):

Desde el punto de vista médico, los expertos opinamos que la cuarentena tiene que prolongarse, no cabe ninguna duda. Qué el efecto que estamos teniendo de no tener ningún crecimiento exponencial es por la cuarentena. Cuánto más la podamos prolongar mejor. Nosotros vamos a tener una tasa de ataque en los grupos que no tenemos riesgo cómo estamos teniendo y no tenemos riesgo de un crecimiento exponencial y menos en los grupos que tenemos complicaciones.

Extender este período de aislamiento social, preventivo y obligatorio – ya que ahora, a diferencia de cuando comenzó el 19 de marzo, tenemos circulación local del virus- es una medida inteligente para frenar la circulación. Es muy importante que se refuerce la posición que los adultos mayores y las personas con comorbilidades no salgan a la calle. Necesitamos más tiempo para tener más herramientas para combatir al virus. Y que los sistemas sanitarios no colapsen.

Gabriela Piovano, médica infectóloga del Hospital Muñiz:

El anuncio de la extensión de la cuarentena es una salida que otra vez nos deja por lo menos a los infectólogos tranquilos sobre la cuarentena total, anticipada, cuando todavía no primaban los casos de circulación comunitaria, sino que se trataban de casos importados vinculados a los que viajaban. Si sostenemos la cuarentena vamos a lograr que el impacto sea mucho más progresivo y no tan abrupto como para sobrepasar al sistema de salud, el cual igualmente está trabajando para ampliar su capacidad.

Lo que seguramente sucederá el 26 de abril es que se vuelvan a extender los plazos, tal vez el presidente piense que en algunas localidades donde no hay circulación viral se pudiera incrementar las actividades de las personas, pero haciendo un estricto control de fronteras.

Romina Mauas, médica infectóloga de Helios Salud:

El presidente ha mostrado un excelente informe seguramente elaborado en conjunto con el Ministerio de Salud. Este último está dirigido y coordinado por excelentes profesionales, y en particular en este momento asesorados por los mejores expertos en Infectología de la sociedad científica argentina. Las decisiones parecen acertadas en relación a ir paulatinamente pasando a una cuarentena administrada.

Y tendremos que seguir ocupándonos de la economía y de las necesidades de la población, especialmente de los que tienen menos recursos. Todos desafíos por delante nada fáciles.

SEGUI LEYENDO

Alberto Fernández: “Hemos decidido seguir con la cuarentena hasta el 26 abril”

Un tratamiento israelí para COVID-19 demostró una tasa de supervivencia del 100% en pacientes graves

“Si no se testea, sólo aumentará la mortalidad”, aseguró uno de los especialistas de Johns Hopkins que más conoce al coronavirus



Fuente: infobae