SEÚL, Corea del Sur (AP) — Corea del Sur anunció el sábado planes para colocar pulseras de rastreo a quienes incumplan la cuarentena, las autoridades religiosas pidieron a los cristianos que se queden en sus casas en el fin de semana de Semana Santa y el número de fallecidos por la pandemia del coronavirus superó las 100.000 personas en todo el mundo.

Funcionarios surcoreanos señalaron que se necesitan controles más estrictos porque algunos de los 57.000 que tienen orden de estar en casa se la han saltado dejando atrás los smartphones con aplicaciones de rastreo. Los planes para generalizar el uso de estos dispositivos se redujeron tras las objeciones de activistas legales y de derechos humanos.

Por otra parte, las autoridades de salud de Estados Unidos reportaron más brotes en la Ciudad de Nueva York y en la región circundante, una zona con unos 20 millones de habitantes y donde se registran más de la mitad de los 500.000 contagios confirmados en el país. Otros focos de infección son Detroit, Luisiana y la capital, Washington D.C.

En todo el mundo, el número de casos confirmados subió a 1,7 millones, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

En China, el país donde comenzó la pandemia en diciembre, el gobierno reportó tres nuevas muertes y 46 casos adicionales en las últimas 24 horas hasta medianoche del viernes. El número de nuevos contagios se redujo drásticamente, lo que permitió al gobernante Partido Comunista reabrir fábricas y tiendas.

China ha reportado 3.339 fallecidos de 81.953 casos, aunque los críticos sostienen que las cifras reales podrían ser mucho más altas.

También el sábado, el consulado de Estados Unidos en Guangzhou, en el sur de China, aconsejó a los afroestadounidenses que evitasen visitar la ciudad luego de las quejas de que la policía allí ordenó a restaurantes y bares que no sirvan a la gente de origen africano. Apuntó que las autoridades estaban exigiendo cuarentenas obligatorias para cualquiera con “contractos africanos”.

Funcionarios de salud pública y líderes religiosos instaron a los cristianos católicos y protestantes a quedarse en casa el Domingo de Resurrección, el feriado más importante de la Iglesia. Advirtieron que violar los confinamientos y las normas de distanciamiento social podría provocar la vuelta del coronavirus.

En Europa, las autoridades instalaron controles de carretera, emplearon helicópteros y drones para labores de vigilancia y multaron a los conductores que no tenían motivos para circular.

Los cristianos ortodoxos celebran la Pascua una semana más tarde, el 19 de abril.

Un funcionario de salud surcoreano, Yoon Tae-ho, reconoció las preocupaciones de privacidad y libertades civiles que despierta el plan de las pulseras de rastreo. Pero alegó que eran necesarias porque el número de gente en aislamiento aumentó tras el decreto que impone una cuarentena obligatoria de 14 días a cualquiera que regrese desde el extranjero a partir del 1 de abril.

Los dispositivos, que se comunican con aplicaciones de rastro instaladas en smartphones a través de bluetooth, están diseñados para alertar a las autoridades si alguien sale de su casa o trata de destruirlas o cortarlas.

Las cuestiones en torno a un posible alivio de las restricciones se han intensificado.

España anunció que las fábricas y las obras pueden retomar su actividad el lunes, mientras que las escuelas y la mayoría de las tiendas y oficinas seguirán cerradas. En Italia hay planes para reanudar la producción industrial.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que no levantará las medidas hasta que sea seguro hacerlo pero anunció la formación del grupo de trabajo “Reactivar nuestro país”, algo que quiere hacer “lo antes posible”.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que aliviar las restricciones de forma prematura podría “conducir a un resurgimiento letal”.

Italia, Irlanda y Grecia han ampliado sus cuarentenas hasta mayo.

En otras parteas del mundo, la pandemia siguió su avance. Gran Bretaña reportó su récord de decesos en un día con 980, para un total de cerca de 9.000.

___

McDonald informó desde Beijing. Periodistas de The Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.



Fuente: infobae