Expulsiones, desconfianza o prohibiciones de entrada en las tiendas forman parte de la vida diaria de los africanos de Cantón, la gran metrópolis del sur de China, discriminados por miedo al nuevo coronavirus, después de varios casos en la comunidad nigeriana.China prohíbe ahora la entrada de extranjeros en su territorio, y la mayoría de las personas que se desplazan por el país tienen que pasar unos 14 días en su lugar de destino.

Thiam, un estudiante guineano, afirmó a la AFP que dio negativo pero que la policía le exigió ponerse en cuarentena, aunque no había salido de Cantón desde el comienzo del brote en enero.

“Todas las personas que he visto son africanos. Los chinos pueden moverse libremente. Pero cuando eres negro no puedes salir”, manifestó.

Denny, un comerciante nigeriano expulsado de su departamento, explica que pasó varios días en la calle antes de que los policías finalmente lo llevaran en cuarentena a un hotel.

“Aunque demos negativo a la COVID-19, la policía no nos permite quedarnos en nuestro departamento. No dan razones”, aseguró a la AFP.

El jueves, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, reconoció “malentendidos” en las medidas de prevención en Cantón.

“El gobierno chino trata a todos los extranjeros en China de la misma manera (…) y tiene una tolerancia cero ante las palabras y los actos discriminatorios”, aseguró en una rueda de prensa.

También exhortó a las autoridades locales a “mejorar sus mecanismos y métodos de trabajo”.

Los incidentes en Cantón pueden sorprender, ya que China mantiene excelentes relaciones con la mayoría de los estados africanos, a los que ha ofrecido en las últimas semanas suministros médicos frente a la pandemia del coronavirus.

“El abuso y el maltrato hacia los africanos que viven y trabajan en China lamentablemente recuerda cuán hueca es la asociación entre la República Popular de China y África”, dijo a la AFP un portavoz del Departamento de Estado estadounidense.

lxc/ehl/jhd/mab/mis



Fuente: infobae