ESTAMBUL (AP) — El gobierno turco ordenó un toque de queda para el fin de semana debido al coronavirus, pero la población fue tomada por sorpresa y salió masivamente a comprar víveres, ante lo cual el ministro del Interior Suleyman Soylu decidió presentar su renuncia el domingo en la noche.

El toque de queda de 48 horas en 31 ciudades del país representó una medida de gran relevancia en Turquía, que en principio había implementado una postura más relajada en su combate a la enfermedad COVID-19 _provocada por el virus_ en comparación con sus vecinos en Europa y Medio Oriente.

Soylu se responsabilizó del inoportuno anuncio del confinamiento para el fin de semana, ante el cual miles de personas salieron apresuradamente a la calle. Es uno de los funcionarios de mayor rango en el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.

“La responsabilidad de implementar la decisión de toque de queda del fin de semana, que tenía el objetivo de evitar la epidemia, es completamente mía”, afirmó en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, posteriormente el Ministerio de Comunicaciones divulgó otro comunicado en el que se señaló que la renuncia de Soylu no fue aceptada y continuará en el cargo.

Los cierres se anunciaron apenas dos horas antes de que entraran en vigor el viernes en la noche. Miles de personas se apresuraron a ir a las tiendas para abastecerse, muchas de ellas sin utilizar las mascarillas obligatorias.

Imágenes de grandes grupos de personas, aglutinadas muy cerca unas de otras, desencadenaron críticas hacia la planeación del gobierno para la cuarentena.

Soylu, quien fue designado al cargo en agosto de 2016, dijo que sus “incontables experiencias no debieron haber generado ese tipo de escenas”.

El funcionario de 50 años se unió al Partido Justicia y Desarrollo de Erdogan en 2012 tras haber militado en el Partido Demócrata, de centroderecha. Desde entonces ha ascendido, y ahora algunos lo consideran un posible sucesor de Erdogan y rival del yerno del mandatario, el ministro de Finanzas Berat Albayrak.

Se habría convertido en el segundo ministro en dejar su cargo durante la pandemia, después de que el titular de la cartera de Transporte, Mehmet Cahit Turhan, fue despedido hace dos semanas.

Turquía reportó 4.789 nuevos casos de coronavirus, con lo que ya suma 56.956, incluyendo 1.198 decesos hasta el domingo.

___

Fraser informó desde Ankara. Andrew Wilks en Ankara y Mehmet Guzel en Estambul contribuyeron a este despacho.



Fuente: infobae