La región minera de Oruro, en el suroeste boliviano, que había logrado contener los contagios de coronavirus decidió prolongar hasta fin de abril la cuarentena después de conocerse nuevos casos y una muerte que quebraron un período de 22 días sin contagios.

“Ampliar la cuarentena hasta el 30 de abril de 2020 en el Departamento de Oruro (…) debiendo fortalecerse las medidas correspondientes de control y prevención”, establece el acta suscrita por representantes de diversas organizaciones sociales del mencionado departamento.

La región andina de Oruro, a 3.800 metros de altitud, fue la primera en declararse en cuarentena en Bolivia, y se había convertido en un modelo de contención del coronavirus en el país, al permanecer por tres semanas sin nuevos casos gracias a la disciplina de sus habitantes, que guardaban cuarentena total.

“Estábamos como ejemplo a nivel nacional e internacional, pero con este golpe (un fallecido) creo que tenemos que cumplir la cuarentena al cien por ciento y tenemos que organizarnos mucho mejor en todos los municipios de Oruro”, declaró el gobernador de Oruro, Zenón Pizarro.

Por su parte, Santa Cruz, la región más azotada por el coronavirus en Bolivia, anunció la militarización de su territorio desde el próximo martes para obligar a un cumplimiento más estricto del confinamiento preventivo.

Para prevenir los contagios, el  22 de marzo el gobierno boliviano decretó cuarentena en todo el país, con cierre de fronteras, un período que debe extenderse hasta el 15 de abril.

Bolivia registra un total de 275 casos confirmados y 20 fallecidos.

gbh/mr



Fuente: infobae