An emergency contingent of Cuban doctors and nurses arrive at Italy's Malpensa airport after travelling from Cuba to help Italy battle the spread of coronavirus disease (COVID-19), near Milan, Italy, March 22, 2020. REUTERS/Daniele Mascolo
An emergency contingent of Cuban doctors and nurses arrive at Italy’s Malpensa airport after travelling from Cuba to help Italy battle the spread of coronavirus disease (COVID-19), near Milan, Italy, March 22, 2020. REUTERS/Daniele Mascolo (DANIELE MASCOLO/)

La llegada a la Argentina de un contingente de más de 200 médicos cubanos que se sumarán a la lucha contra el coronavirus –noticia que anticipó Infobae– generó enorme revuelo y fuertes críticas de de las comunidades profesionales locales, que cuestionaron la formación, la validación de los títulos y la decisión de que no hagan la cuarentena de 14 días tras arribar desde el exterior.

En ese contexto marcado por la polémica, el gobierno porteño, a través del ministro de Salud Fernán Quirós, respaldó la determinación del gobierno nacional de habilitar el arribo de especialistas extranjeros para hacer frente a la pandemia: “Me parece que si son médicos capacitados que cumplen la normativa de capacitación argentina, está muy bien. El lugar donde haya nacido un ser humano, y menos un profesional de la salud, no tiene nada que ver con su capacidad de dar un servicio”.

El funcionario del gobierno porteño prefirió desestimar las especulaciones que se realizan sobre presuntas motivaciones político-ideológicas que podría haber detrás de la llegada del contingente cubano: “Me parece que la pandemia no da para tener teorías fuera de la realidad… La pandemia requiere que todos los países y las personas nos pongamos de acuerdo en qué coincidencias tenemos para cuidarnos mutuamente”, señaló en declaraciones a Futuröck FM.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, habla durante una conferencia de prensa sobre el coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires (Foto: Adrian Escandar)
El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, habla durante una conferencia de prensa sobre el coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires (Foto: Adrian Escandar) (Adrian Escandar/)

El ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires se refirió además a la polémica que se generó por la decisión de implementar un aislamiento agravado para proteger del coronavirus a los mayores de 70 años: “Evidentemente, como Gobierno, inicialmente no hemos comunicado bien la medida porque la gente lo tomó de manera diferente, así que tenemos que hacer una autocrítica. La idea era ayudar a cuidarse a los que tienen más riesgo”.

En ese sentido, el funcionario porteño dio datos del estreno del servicio para los adultos mayores que se habilitó en el número 147: “Ayer llamaron 35 mil personas; si sacamos un 20% que no tenía que comunicarse porque contaba con permiso automático, hubo 14 mil que decidieron no salir. La otra mitad quiso salir igual, así que (eso demuestra que) la medida mantenía la autodeterminación y la autonomía de la persona”.

Finalmente se refirió a las críticas que recibieron por parte de intelectuales y artistas mayores de 70 años, quienes consideraron que se subestimada su inteligencia con la implementación de un permiso para salir: “Por supuesto que no son tarados y la medida que estamos implementando no tiene que ver con eso. Evidentemente hubo una mala interpretación de lo que buscaba la medida. Tenemos un comité de expertos gerontólogos que nos asesoraron con el permiso”, concluyó.

La Justicia de la Ciudad de Buenos Aires declaró la inconstitucionalidad del aislamiento agravado a los mayores de 70 años. El juez en lo Contencioso Administrativo, Lisandro Fastman, consideró que la medida “es una exigencia más gravosa para ese colectivo de personas, que para el resto de la población”. En tanto, el gobierno porteño decidió no apelar y acatar el fallo, pero mantendrá vigente el servicio de asistencia a los adultos mayores a través de la línea 147.



Fuente: infobae