(Agrega comentario de fuente del Departamento de Estado y fuente en Washington)

Por Corina Pons y Mayela Armas

CARACAS, 21 abr (Reuters) – Aliados de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, los líderes del oficialismo y la oposición en Venezuela, han comenzado conversar preocupados por el impacto que puede provocar el brote de coronavirus en el país, dijeron fuentes de ambos sectores.

Las conversaciones se producen justo cuando Maduro y Guaidó se muestran desafiantes en competir para ayudar a los venezolanos con la llegada del virus, convencidos ambos de que la pandemia contribuirá a la derrota de su adversario en una nación sumida en una crisis humanitaria, agregaron las fuentes bajo anonimato por temor a que se detenga el proceso.

Los contactos, que se han producido entre algunos miembros del grupo más cercano a Maduro y dirigentes clave de los principales partidos políticos opositores, surgen por la preocupación de las partes conforme crecen los contagios y se agudiza la escasez de combustible y la hiperinflación.

Además, un sector oficialista quiere garantizar su supervivencia, dijeron las fuentes.

Guaidó más tarde negó el acercamiento. En su cuenta de Twitter dijo que “esta información es falsa. La alternativa democrática está unida en causa y sólo existe un acuerdo posible para salvar a Venezuela: conformar Gobierno de Emergencia Nacional, sin narcos en Miraflores, que pueda acceder a la ayuda internacional que necesitamos”.

Pero las conversaciones exploratorias, que no tienen una agenda clara, muestran que los aliados de Maduro y Guaidó no están convencidos de que puedan vencer al otro en medio de la pandemia, el colapso de los precios del petróleo y las sanciones de Estados Unidos. “Hay dos extremos. Maduro y quienes creen que con el virus van a acabar con el liderazgo de Guaidó y los que del otro lado esperan que esta crisis logrará tumbar a Maduro”, apuntó un diputado opositor a favor de las negociaciones. “Creo que hay que buscar soluciones”, dijo.

Reuters no pudo determinar cuándo comenzaron las conversaciones, dónde o cómo se están llevando a cabo, y cómo Maduro y Guaidó las ven. Siete fuentes de la oposición y el oficialismo confirmaron los acercamientos.

“Hay muchas conversaciones privadas entre personas del régimen y la oposición, especialmente desde que Estados Unidos anunció el plan de transición”, dijo una fuente en Washington familiarizada con el asunto.

“Ciertamente, Guaidó y otros se esfuerzan por obtener más ayuda para combatir la pandemia. Esto ha llevado a más conversaciones entre individuos de la oposición y del régimen. Lo que no ha sucedido es ninguna negociación política”, agregó.

Fuentes del Departamento de Estado confirmaron las conversaciones entre opositores y funcionarios.

“Durante semanas, el presidente interino, Juan Guaidó, ha instado al régimen de Maduro a tomar la pandemia más en serio y ha estado buscando formas de utilizar los fondos oficiales venezolanos a los que puede acceder en Estados Unidos para ayudar en la lucha contra COVID-19”, dijo un representante de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.

Agregó que “esto ha llevado a muchas conversaciones de representantes de organizaciones internacionales con funcionarios del régimen, y algunas conversaciones directas entre opositores y funcionarios del régimen, buscando una forma práctica de avanzar”.

Las conversaciones ocurren luego de que Estados Unidos aumentó la presión sobre Maduro al acusarlo de ser jefe de un cartel de la droga y anunciar en público que está dispuesto a suavizar sanciones si se concreta una transición en Venezuela.

“No hay negociación, sí hay acercamientos (…) Hay factores clave dentro del oficialismo que quieren negociar para salvarse ellos”, dijo un diputado opositor que conoce de los contactos.

Una fuente del oficialismo reconoció la comunicación. “Hay propuestas de aquí para allá desde todos los niveles” entre oficialistas y miembros de los cuatro partidos políticos principales, señaló. Guaidó, el jefe del Parlamento que asumió la presidencia interina del país al desconocer la reelección de Maduro con el apoyo de decenas de países y del gobierno de Trump, ofreció crear un gobierno de emergencia, sin él y sin Maduro, para luego ir a unas elecciones. Decenas de países apoyan la idea.

El gobierno y oposición estuvieron el año pasado en una mesa de diálogo bajo la mediación de Noruega en la que su propuso un consejo de transición, pero las conversaciones se suspendieron por el retiro de los delegados de Maduro molestos tras una medida de Estados Unidos.

Maduro asegura que su gobierno ha logrado aplanar la curva de contagios con la asesoría y apoyo en insumos de China, al tiempo que Guaidó lo acusa de usar la pandemia para justificar una crisis humanitaria que lleva años y dice que es urgente su salida de la presidencia por la amenaza del virus.

Venezuela fue uno de los últimos países en América Latina en registrar el primer caso de contagio por el nuevo coronavirus y, según Naciones Unidas, es uno de los países más vulnerables por la falta de agua y jabón en los hospitales, y el empobrecimiento de la población. El número de infectados llega a 288.

El Ministerio de Información del gobierno de Venezuela no respondió a solicitudes de comentarios tampoco el equipo de Guaidó.

Maduro dijo el fin de semana en la televisión estatal que “estamos listos para dialogar, entenderse y lograr un acuerdo humanitario para atender el coronavirus”.

Guaidó, que controla cuentas de Venezuela en el extranjero, busca entregar 20 millones de dólares a la Organización Panamericana de la Salud para el envío de insumos al país, pero según tres fuentes, el gobierno de Maduro bloquea la operación con Naciones Unidas, que sí reconoce su mandato. El opositor también ofreció un pago a médicos y enfermeras de 100 dólares.

La OPS y la ONU no respondieron a peticiones de comentarios. (Reporte de Corina Pons, Mayela Armas y Sarah Kinosian en Caracas. Humeyra Pamuk and Matt Spetalnick en Washington. Editado por Vivian Sequera y Juana Casas)



Fuente: infobae