Tres irlandeses condenados por colaborar con la extinta guerrilla de las FARC fueron amnistiados por la justicia especial surgida del acuerdo de paz en Colombia, informó este martes el tribunal.

Martin John Mc Cauley, Niall Terrence Connolly y Séamus O’ Muineacháin recibieron la amnistía de iure tras haber sido sentenciados a 17 años de prisión por el delito de falsedad personal por hechos cometidos en 2001, indicó la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en un fallo.

Hace años que los tres regresaron a Irlanda luego de pagar una fianza, un tiempo de cárcel y ser expulsados de Colombia. Actualmente viven en Dublín con movilidad restringida, que ahora les será restablecida, según medios locales.

Los extranjeros fueron detenidos hace dos décadas en Bogotá por hacerse pasar por otros ciudadanos de Reino Unido.

Los irlandeses fueron detectados por la inteligencia colombiana cuando viajaron a una zona del sur de Colombia donde para entonces se concentraban las FARC, en el marco de un fallido proceso de paz con el gobierno del expresidente Andrés Pastrana (1998-2002).

Al lugar, conocido como la zona de distensión, llegaron tras ser contactados por la extinta guerrilla comunista para recibir formación en manejo, utilización y elaboración de explosivos, según el fallo. La sentencia de la justicia ordinaria reza que “aparentemente pertenecían a una organización de Irlanda del Norte”.

“Ninguno de ellos militó en grupos terroristas y las pruebas recaudadas en su momento fueron muy débiles. Por eso esperamos que la JEP lo pueda corroborar y así se les declare la amnistía completa”, dijo su abogado defensor, Diego Martínez, al diario El Tiempo de Bogotá.

La falsedad personal por la que fueron condenados en Colombia está relacionada con el delito político, al que se le confiere amnistía según lo acordado en el histórico pacto de 2016 que sepultó medio siglo de conflicto armado.

Sin embargo, el trío aún debe responder por el delito de entrenamiento para actividades ilícitas, explicó la JEP. Por esa infracción, el tribunal les otorgó “libertad condicionada” a que digan la verdad sobre su caso.

La JEP prevé otorgar penas alternativas a la cárcel a quienes confiesen sus crímenes cometidos en el marco de la conflagración, reparen a las víctimas y se comprometan a nunca más ejercer la violencia, sean guerrilleros, militares o civiles.

El sistema establece la libertad provisional de rebeldes o colaboradores que hayan cumplido una pena mínima de prisión de cinco años, aunque deben asistir a los tribunales de paz y contar la verdad so pena de perder los beneficios.

raa/rsr



Fuente: infobae