Por Jan Strupczewski y Robin Emmott

BRUSELAS, 23 abr (Reuters) – Los líderes de la Unión Europea acordaron el jueves crear un fondo de emergencia de un billón de euros para ayudar al bloque a recuperarse de la pandemia de coronavirus, evitando otra crisis pero dejando pendientes detalles que provocarán divisiones entre sus miembros hasta el verano boreal.

Con Bruselas, la ciudad sede de la UE, bajo medidas de confinamiento, al igual que la mayor parte de Europa, los 27 líderes de los países del bloque participaron de una video conferencia de cuatro horas para considerar propuestas, principalmente en torno a un mayor presupuesto común para el lapso 2021-2027 que respalde un programa de recuperación.

Alrededor del 1% de la producción económica de la UE, el presupuesto común plurianual ha sido durante mucho tiempo uno de los temas de debate más polémicos entre sus miembros. Expandirlo no será fácil, pese a que el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, elogió los “grandes avances” tras el final de la cumbre.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que continúa habiendo diferencias entre los gobiernos sobre si el fondo debería transferir dinero proveniente de subvenciones o simplemente otorgar préstamos.

“Lo digo sinceramente: si Europa eleva la deuda para prestar a otros, no estará a la altura de la respuesta que necesitamos”, dijo Macron en París, porque endeudaría todavía más a países como Italia, Bélgica y Grecia.

Europa enfrenta un duro impacto económico por la propagación del COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, que ha provocado el cierre de fronteras en todo el bloque y ha dejado a los estados miembros con múltiples problemas para conseguir suministros médicos.

La jefa del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo a los líderes que la pandemia podría reducir entre un 5% y un 15% la producción económica de la zona euro, según funcionarios y diplomáticos.

Se pronostica que el crecimiento económico de la zona euro para 2020 se contraiga un 5,4%, lo que sería el peor año desde que comenzó a regir la moneda común en 1999, según una encuesta de Reuters. Esto es mejor que la última previsión del Fondo Monetario Internacional que anticipó un descenso del 7,5%.

“EMERGENCIA POLÍTICA”

Tras semanas de disputas, los líderes europeos aprobaron un plan de rescate inmediato por un valor de medio billón de euros para proteger empleos, empresas y ofrecer créditos baratos a los gobiernos.

Pero con Italia y España mucho más golpeadas por la crisis que Alemania, han surgido viejas enemistades en todo el bloque. Alcanzar un acuerdo entre los ministros de Finanzas de la zona euro hace dos semanas sobre un esquema de rescate más pequeño fue una tortura, ya que los Países Bajos rechazaron los pedidos de Italia para emitir deuda común.

Conte dijo a los líderes que el fondo de recuperación debería llegar a 1,5 billones de euros y proporcionar subvenciones a los gobiernos de la UE para evitar que los países se encaminen hacia un colapso económico y amenacen la viabilidad del mercado interno del bloque.

“Las subvenciones son esenciales”, dijo Conte, según diplomáticos que participaron en la videoconferencia. “La emergencia sanitaria se ha convertido rápidamente en una emergencia social. Pero ahora también enfrentamos una emergencia política”.

El canciller de Austria, Sebastian Kurz, adoptó una opinión contraria, al decir en Twitter que si bien Viena está dispuesta a ser solidaria, “deberíamos hacerlo a través de préstamos”.

Kurz dijo que se podría coordinar con “países con ideas afines”, una referencia a países ricos del norte como Dinamarca, Suecia, Finlandia y los Países Bajos, a los que les molesta tener que financiar a los países del sur, que son más pobres y a los que consideran fiscalmente irresponsables. (Editado en español por Rodrigo Charme)



Fuente: infobae