Amnistia Internacional (AI) expresó este viernes su preocupación por la falta de información de medidas contra la COVID-19 en la zona donde se construye el Tren Maya al advertir que se afecta a las comunidades indígenas cercanas a la obra, en el sureste mexicano.

La organización aseguró en un comunicado que la obra del Tren Maya no cuenta con un estudio que refleje sus implicaciones en las personas que trabajen en la construcción, en el contexto de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

La falta de transparencia, argumentó, está relacionada con el hecho que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ha suspendido sus procesos en el marco de la emergencia sanitaria que decretó el Gobierno mexicano.

“Los estados deben cuidar que las medidas para frenar la pandemia no limiten o supriman el acceso a información pública, que es necesaria para realizar actividades de defensa de derechos humanos”, declaró Tania Reneaum, directora ejecutiva de AI México.

La activista señaló que la contención de la COVID-19 no debe impedir la expresión de críticas o desacuerdos con las decisiones de los gobiernos ni impedir los mecanismos legales para expresar su desacuerdo.
La activista señaló que la contención de la COVID-19 no debe impedir la expresión de críticas o desacuerdos con las decisiones de los gobiernos ni impedir los mecanismos legales para expresar su desacuerdo.

La activista señaló que la contención de la COVID-19 no debe impedir la expresión de críticas o desacuerdos con las decisiones de los gobiernos ni impedir los mecanismos legales para expresar su desacuerdo.

En AI, agregó, se observa con preocupación las limitaciones de acceso a la información y el acceso a la justicia que pueden obstaculizar que los defensores del medio ambiente en el sureste del país “desarrollen su legítima labor”.

“Reiteramos que la defensa de los derechos humanos, particularmente la defensa de la tierra y el territorio, es una actividad que debe protegerse en todo momento”, añadió.

Amnistía Internacional resaltó que unas 200 organizaciones sociales del estado mexicano de Yucatán han denunciado que, al continuar la construcción del Tren Maya, las personas de las comunidades aledañas a la obra están en riesgo latente de contraer la COVID-19.

(Foto: Twitter/TrenMayaMX)
(Foto: Twitter/TrenMayaMX)

Además de la falta de estudios, estas organizaciones han reiterado su denuncia sobre las presuntas deficiencias que tuvo la consulta sobre el Tren Maya hecha en las comunidades indígenas a finales del año 2019 bajo el supuesto de que no cumplieron los parámetros internacionales de derechos humanos.

El Tren Maya, que se extenderá a lo largo de unos 1,500 kilómetros en cinco estados del sureste mexicano, es una de las obras emblemáticas del gobierno del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, junto con la refinería Dos Bocas y el proyecto del Itsmo de Tehuantepec.

El Gobierno mexicano licitó este jueves el primer tramo de 227 kilómetros del Tren Maya, por un monto de más de 15,538 millones de pesos (más de USD 629 millones).

EFE.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Ya no es vigente la sanción por corrupción contra la compañía que construirá el Tren Maya: Fonatur

Por qué el Tren Maya, Dos Bocas y Santa Lucía no se detendrán durante la pandemia de coronavirus

SCT entregó concesión para operación y explotación del Tren Maya a Fonatur durante 30 años



Fuente: infobae