LONDRES (AP) — El gobierno británico defendió el sábado la independencia del grupo científico que lo asesora sobre el coronavirus, tras revelarse que el controvertido asesor principal del primer ministro Boris Johnson había asistido a reuniones del grupo.

Arrecian las críticas al gobierno conservador de Johnson a medida que aumenta la cifra de muertes en el Reino Unido y se prolonga la cuarentena impuesta hace un mes. El número de muertes en hospitales relacionadas con el coronavirus podría alcanzar los 20.000 este fin de semana.

Tras un informe en el diario The Guardian, el gobierno confirmó que Dominic Cummings, un asesor de Johnson, asistió a varias reuniones del Grupo Científico Asesor para Emergencias (SAGE por sus siglas en inglés), pero negó la aseveración del Guardian de que Cummings, que no es un científico, fuera miembro del grupo.

Cummings es una figura contenciosa, que se complace en presentarse como un perturbador. Johnson lo nombró para un puesto clave después de que dirigió la campaña victoriosa a favor de la salida británica de la Unión Europea en el referendo de 2016.

El gobierno dijo qie “SAGE brinda asesoría científica independiente al gobierno. Los asesores políticos no cumplen un papel en esto”.

SAGE es un grupo del que generalmente se habla poco, encabezado por el asesor científico Patrick Vallance y el jefe de servicios médicos Chris Whitty. El gobierno se niega a revelar los nombres de todos sus integrantes con el argumento de que los científicos podrían estar sujetos a cabildeo u otras presiones.

David King, un exasesor científico, dijo a The Guardian que era “escandaloso” que los asesores políticos asistieran a reuniones de SAGE, pero otros científicos dijeron que la presencia de asesores políticos era algo habitual, aunque sólo como observadores.

El opositor Partido Laborista dijo que la presencia de Cummings en las reuniones ponía en duda la credibilidad de la toma de decisiones por el gobierno.

“La mejor manera de aclarar esto es que el gobierno sea totalmente transparente y publique las actas de la comisión SAGE”, dijo el vocero laborista en materia de salud, Jonathan Ashworth.

El gobierno dice que en la respuesta a la pandemia sigue el consejo de los científicos, pero los detractores lo acusan de haber respondido con lentitud. Gran Bretaña impuso la cuarentena nacional el 23 de marzo, después de muchos países europeos. Las medidas seguirán vigentes al menos hasta el 7 de mayo.

Para el viernes se habían registrado más de 19.000 muertes de coronavirus en hospitales británicos. La cifra no incluye las muertes en residencias para ancianos, que podrían sumar varios miles.



Fuente: infobae