Los perros ladran mientras un policía inspecciona una zona residencial de Manila, Filipinas, en plena pandemia de coronavirus. (REUTERS/Eloisa Lopez)
Los perros ladran mientras un policía inspecciona una zona residencial de Manila, Filipinas, en plena pandemia de coronavirus. (REUTERS/Eloisa Lopez) (ELOISA LOPEZ/)

Click aquí para acceder a todos los Diarios publicados

Roma y Jeri festejan la llegada de cada día.

No sé de dónde viene el ánimo de los animales. No viene del mismo sitio.

En México es urgente que la gente se encierre en casa.

Desde hace días, campaña violenta de carteles en las calles de la capital:

Si estás leyendo esto, nuestro pésame.

No quieres estar encerrado en casa, pero sí en un ataúd.

A este póster le importa más tu familia que a ti.

Si sales matas, si sales mueres.

Si sales y te enfermas, no te quejes. De hecho, no podrás.

Si saliste sólo a visitar a la familia: despídete.

En la entrada del metro:

Ojalá no me leas, ojalá no te mueras.

Nacho Vidal, actor y productor de películas pornográficas: una entrevista.

Está impactado por el aplauso a los médicos y enfermeros.

No están haciendo más que su trabajo, dice.

No entiendo por qué aplauden algo a lo que tenemos derecho por nuestros impuestos, añade.

Nacho Vidal ha participado en cientos de películas pornográficas.

Cuando termine de hacer mi trabajo, por favor también apláudame, dijo Nacho Vidal en la entrevista.

Muchos presos brasileños escriben cartas de despedida a sus familias.

Dicen que se están enfermando.

Tos, fiebre, pedidos de ayuda en varias celdas.

Algunos hacen declaraciones de amor, otros cuentan secretos.

La ciudad ha sufrido una interrupción. Volver a ella.

En Francia, más calles sólo para bicicletas y peatones.

Investigo los textos situacionistas.

La ciudad, lo que podría ser.

Le Corbusier decía que el tiempo de traslado de la casa al sitio de trabajo era un “sobretrabajo”: reducía “en la misma proporción la jornada de vida pretendidamente libre”.

Y los situacionistas sostenían: “tenemos que pasar de la circulación como un suplemento de trabajo a la circulación como un placer”

“Una democracia en que las personas se tocan”, D. H. Lawrence.

Leo: médicos y políticos de Bosnia despedidos tras participar en una fiesta.

Imaginar un futuro estado de emergencia.

Salir no sólo por comida, medicamentos o trabajo.

Añadir el placer.

Un documento que acepten las autoridades.

Posibilidad siete: circulación que tenga como objetivo el placer.

No sólo el mínimo, también el máximo.

Un ciudadano que pide lo mínimo, como máximo va a obtenerlo.

Una imagen de hace dos semanas, chacales en el centro de Tel Aviv.

Tienen hambre, ya no tienen miedo.

Porque tienen hambre, ya no tienen miedo.

Es necesario que vuelvan a tener miedo o comida, dice alguien.

O lo uno o lo otro.

Con hambre y sin miedo hasta una piedra es peligrosa.

SEGUIR LEYENDO:

La belleza del día: “Después de la Batalla de Curupaytí”, de Cándido López

Bienalsur 2020 inaugura el primer diálogo virtual para pensar en el futuro del arte



Fuente: infobae