Los integrantes de la Corte Suprema, el día en que asumió el presidente Alberto Fernandez su mandato en el Congreso (Photo by JUAN MABROMATA / AFP)
Los integrantes de la Corte Suprema, el día en que asumió el presidente Alberto Fernandez su mandato en el Congreso (Photo by JUAN MABROMATA / AFP) (JUAN MABROMATA/)

La Corte Suprema de Justicia firmó este lunes la extensión de la feria extraordinaria en el marco de la pandemia por el coronavirus, en sintonía con la prórroga del aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el Ejecutivo hasta el 24 de mayo. No osbtante, el máximo tribunal volvió a la ampliación del criterio de los temas a tratar en las diferentes causas para atender la mayor cantidad de asuntos posibles. En la misma resolución dictó una serie de protocolos para el nuevo funcionamiento y remarcó que se priorizaba las resoluciones digitales y la firma electrónica como parte de las medidas para prevenir el contagio de coronavirus.

La resolución lleva la firma del presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz y los ministros Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti. El juez Horacio Rosatti dio su conformidad desde Santa Fe. Ahora, todos integrarán el tribunal durante esta renovación de la feria. “Durante esta feria extraordinaria, la Corte Suprema de Justicia funcionará con todos sus miembros y secretarios de Corte”, se resaltó.

El máximo tribunal encomendó a todos las superitendencias de todos los fueros que se atiendan la mayor cantidad de asuntos posibles, teniendo en cuenta los lineamientos impartidos por el aislamiento obligatorio y sin poner en riesgo la salud de las personas involucradas. Para ello, se dictaron varias protocolos para la atención de causas, para la convocatoria del personal, para formular consultas y para las medidas de higiene y seguridad frente al COVID-19.

Como en distintas provincias se ingresó a una fase de mayor apertura frente a la cuarentena obligatoria, la Corte también aclaró que “en función de las condiciones epidemiológicas de las juridiscciones, las Cámaras Federales con asiento en las provincias podrán evaluar y requerir el levantamiento de la feria” en su ámbito “o respecto de algunos tribunales bajo su superitendencia”.

El 16 de marzo, la Corte dispuso que los tribunales atendieran con el personal mínimo, suspendió la atención al público y dispuso que fueran inhábiles los días hasta fin de ese mes, en el marco de la emergencia sanitaria. También licenció al personal que podía considerarse de riesgo y a los que tuvieran hijos menores.

El 20 de marzo, no obstante, el presidente Alberto Fernández firmó el decreto que disponía el aislamiento social, preventivo y obligatorio para todo el país, y la Corte entonces firmó la feria extraordinaria por razones de salud pública hasta el 31 de marzo. Además habilitó el “home-office”, en la medida en que sea posible, y dispuso que para el sistema acusatorio todas las audiencias sean por videoconferencia.

La primera prórroga entonces llegó el 1 de abril, con el nuevo DNU, extendiendo la cuarentena. La segunda apareció el 12 de abril. La tercera se firmó el 27 de abril, en donde -sin embargo- el máximo tribunal envió una señal de comenzar a analizar no solo los trámites urgentes relacionados con la pandemia o con resoluciones propia de una feria de verano o de invierno.

El tribunal encomendó las autoridades, en función las particulares circunstancias del fuero que podían ampliar las materias a ser consideradas por aquellos tribunales durante esta feria extraordinaria. La Cámara Federal de Casación penal, entonces, planteó la necesidad de avanzar con los juicios orales, en el formato en el que se pueda, y la Cámara Federal instruyó a sus juzgados a avanzar en las causas que se pudiera, sin afectar a las partes.

Ahora, ante una nueva extensión de la cuarentena según el DNU firmado por el presidente Fernández y su gabinete, la Corte Suprema renovó la feria extraodinaria hasta el 24 de mayo, con señales de reactivación en la actividad judicial.



Fuente: infobae