Sin dudas, la cocina pasó a ser uno de los ambientes más concurridos de las casas durante la pandemia (Shutterstock)
Sin dudas, la cocina pasó a ser uno de los ambientes más concurridos de las casas durante la pandemia (Shutterstock)

El aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto en la Argentina para paliar los efectos de la pandemia por coronavirus tiene consecuencias que se hacen presentes en los resultados de varias encuestas sobre el comportamiento de los ciudadanos.

Desde la necesidad de minimizar las salidas hasta la obligatoriedad en algunas ciudades de hacerlo con tapabocas, la cotidianeidad de los argentinos dio un giro radical, que se evidencia en los nuevos hábitos y costumbres que salieron a la luz en la cuarentena.

El Instituto de Tecnología de UADE realizó una encuesta online con el objetivo conocer los hábitos alimentarios y de actividad física durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio de residentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

El relevamiento, que consultó a personas de nivel socioeconómico medio y medio-alto con un promedio de edad de 33 años, reveló que el 75% de las personas encuestadas salió a comprar alimentos al menos una vez durante el período analizado. Y que en promedio realizaron tres salidas, incluso entre las personas de más de 60 años, el 69% realizó alguna salida de su domicilio.

Los motivos de las salidas obedecen principalmente a la necesidad de proveerse de alimentos, así como de productos frescos.

Las compras se realizaron mayoritariamente en negocios de cercanía y de pequeñas dimensiones como verdulerías, almacenes de barrio y supermercados pequeños, donde el 51% manifestó que no había encontrado todos los alimentos que necesitó o deseó adquirir.

Entre los encuestados, el 14% tiene o convive con personas que tienen que seguir una dieta especial por alguna enfermedad aguda o crónica. De esos hogares, el 69% pudo cumplir esa dieta sin problemas, frente a un 23% que la cumplió parcialmente y un 8% que no pudo cumplirla.

 El 61% lavó los productos adquiridos con lavandina diluida con
agua (Shutterstock)
El 61% lavó los productos adquiridos con lavandina diluida con
agua (Shutterstock)

En relación con la higienización de los productos adquiridos, el 92% de los encuestados realizó la limpieza algún tipo de producto. El 61% los lavó con lavandina diluida con agua, un 18% con alcohol diluido con agua y un 21% con otros productos.

Los servicios de entrega a domicilio de productos fueron utilizados sólo por el 35% de los encuestados, con un promedio de dos pedidos en el período estudiado. El 31% realizó pedidos de comida lista a domicilio (delivery) y, en promedio, realizaron también dos pedidos durante el aislamiento.

Una parte importante de los encuestados realizó cambios en sus hábitos alimentarios durante el aislamiento: un 33% manifestó haber comido por aburrimiento y un 20% dijo haber comido más alimentos frescos, como frutas y verduras.

Sin dudas, la cocina pasó a ser uno de los ambientes más concurridos de las casas, lo cual puede observarse en que un 70% de los consultados dijo haber cocinado (comidas especiales) como actividad de tiempo libre.

También se destaca que 48% consumió más alimentos dulces (postres, chocolates, tortas, caramelos, etc.) respecto de una semana normal. Y el 19% usó plataformas de reuniones o videollamadas para compartir el almuerzo o la cena con alguien de manera virtual.

El agua es la bebida que más se consumió durante el aislamiento (66%). Un 50% de los encuestados tomó bebidas alcohólicas, aunque sólo para el 2% fue su bebida preferente. Las dos bebidas alcohólicas más consumidas fueron la cerveza (44%) y el vino (37%) y sólo el 25% de los encuestados dijo haber incrementado su consumo durante el aislamiento, mientras que el 44% consumió lo mismo y un 28% lo hizo en menor cantidad.

Durante el aislamiento, el 55% afirma que realizó actividades físicas dentro de su domicilio (Shutterstock)
Durante el aislamiento, el 55% afirma que realizó actividades físicas dentro de su domicilio (Shutterstock)

En lo que se refiere al presupuesto destinado a los alimentos y bebidas, la mayoría (57%) de los encuestados incrementó su gasto en alimentos con relación a una semana normal, un 25% dice que fue similar y el resto se distribuye entre los que gastaron menos y los que no lo pueden cuantificar.

Del total de los más de dos mil encuestados, un 59% realizaban ejercicios físicos de manera regular (más de una hora, dos veces por semana) en una semana normal. Durante el aislamiento, el 55% afirma que realizó actividades físicas dentro de su domicilio, siendo los ejercicios preferidos el entrenamiento funcional (42%) y la actividad física aeróbica (24%) y un 47% realizó clases virtuales de ejercicio.

Para tener en cuenta

Luego del análisis de la información del relevamiento, el licenciado en Nutrición Diego Sivori y director de la Licenciatura en Nutrición de UADE junto con el médico pediatra, magíster en Salud Pública e investigador principal de la investigación Gabriel Santangelo realizaron una serie de recomendaciones de cara a la cuarentena que sigue:

1- ¡Quedarse en casa! Evitar o limitar las salidas de compras; es clave que todos disminuyan sus salidas. Se identificó un promedio de tres salidas en 11 días, pueden planificarse para hacer sólo una salida por semana, lo que disminuirá el promedio para el próximo período.

2- Seguir comprando en el barrio. Hay que continuar el hábito que se detectó de comprar en los negocios de cercanías, al que habría que sumar la planificación de las compras para limitar la exposición y aprovecharlas al máximo. No siempre se encontrará lo que se desea o necesita: estar abiertos a nuevas alternativas y tener un plan B en mente será de gran ayuda al momento de comprar.

La opción de entrega de productos a domicilio puede reemplazar una salida, es importante identificar si en los negocios del barrio que habitualmente se compra tienen este servicio que puede ayudar a mantenerse abastecido evitando salidas innecesarias.

3- ¡Atentos con las dietas especiales! Las personas que tengan una dieta especial por alguna enfermedad deben hacer una planificación semanal o si es posible a más largo plazo y buscar sus alimentos con suficiente tiempo para evitar la escasez de productos especiales y esenciales para su salud.

El mate sigue siendo la preferida de los argentinos, pero se debe crear un nuevo hábito: un mate para cada uno (Shutterstock)
El mate sigue siendo la preferida de los argentinos, pero se debe crear un nuevo hábito: un mate para cada uno (Shutterstock)

4- Si se va a comer por aburrimiento o sólo por placer, ¡que sea saludable! Se detectó que una gran cantidad de personas destacan estos hábitos; entendiéndolos pueden planificarse pequeñas raciones que ayuden saludablemente para estos momentos de ansiedad: frutas ya peladas en la heladera, frutos secos, pedacitos de carne cocida y cortada, verduras crudas como tomates cherry, apio, zanahoria podrán ayudar a hacer de estas colaciones algo rico y saludable de rápido acceso que ayudará en estos momentos de “aburrimiento”.

5- Recordar a la abuela y hacer sus recetas. Una gran mayoría destacó que cocinó (comidas especiales) como actividad de tiempo libre, lo cual es genial ya que siempre es muy bueno promover la cocina casera. Se pueden volver a hacer esas recetas de la abuela o de la infancia, que traerán muchos recuerdos.

Es un muy buen momento para descubrir nuevos productos y preparaciones, y por qué no compartir estas recetas por los medios digitales con esa persona muy querida que hoy está lejos de la mesa.

6- Elegir siempre el agua. Hidratarse bien es fundamental en este período y hacerlo con agua es siempre la mejor opción. El consejo es tener siempre agua fría en la heladera. Y cuando se va a la verdulería, comprar naranjas y/o mandarinas con las cuales puede hacerse el mejor jugo natural. Una limonada clásica será muy buena base para combinarla con miel, menta, jengibre o romero.

7- ¡No es momento para compartir el mate! Esta infusión sigue siendo la preferida, pero hoy se debe crear un nuevo hábito: un mate para cada uno, compartir el momento y el agua, pero cada uno con su mate.

8- Aprovechar lo que hay en casa, ¡no se tira nada! Es importante cuidar la economía de los alimentos; muchas personas detectaron un mayor gasto en alimentos, por lo que la recomendación es que antes de comprar se mire bien qué hay en la alacena y en la heladera. Es momento de usar esas legumbres que estaban guardadas, esas latas en el fondo del estante y todo lo que se tenga en la heladera.

9- ¡A moverse! En el relevamiento se vio que las personas que hacen actividad física buscan la forma de continuar esa actividad en su casa. La recomendación es buscar diferentes formas de moverse en casa, hay miles de tutoriales y clases en línea que pueden motivar para continuar o mejor aún comenzar a moverse.

SEGUÍ LEYENDO

Preocupados por la economía tras la pandemia y más sedentarios: así pasan los argentinos la cuarentena

¿Qué están haciendo los argentinos en su cuarentena obligatoria?



Fuente: infobae