CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El capo del narcotráfico Rafael Caro Quintero, quien está en la lista de los más buscados del FBI por el asesinato de un agente federal ocurrido hace más de tres décadas, señaló en un recurso formal que no tiene dinero, que es demasiado viejo para trabajar y no tiene una pensión.

La inusual solicitud fue presentada el martes por el abogado de Caro Quintero, en busca de una medida cautelar contra su arresto o extradición hacia Estados Unidos por el secuestro y homicidio del agente especial de la DEA Enrique Camarena, ocurrido en 1985 en México.

“El nombrado recurrente alega insolvencia porque dice tener más de sesenta años de edad, no estar pensionado ni jubilado, y como hecho notorio aduce encontrarse sustraído de la acción de la justicia, lo que le impide, dice, laborar o desempeñar alguna actividad por la que pueda adquirir recursos económicos”, señalan documentos entregados a la corte.

El gobierno estadounidense asegura que Caro Quintero y su familia siguen involucrados en el tráfico de drogas.

Luego de pasar años en una prisión de México, Caro Quintero fue puesto en libertad en 2013, una decisión que enfureció a Washington.

Un tribunal federal mexicano ha emitido una orden para volver a arrestarlo, pero Caro Quintero sigue prófugo.



Fuente: infobae