SEÚL, Corea del Sur (AP) — Corea del Sur reportó el jueves su mayor aumento en número de casos de coronavirus en más de 50 días, un repunte que las autoridades de salud advierten que viene con contagios cada vez más difíciles de rastrear y corre el riesgo de eliminar algunos de los avances obtenidos con mucho esfuerzo por el país.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur dijeron que 67 de los 79 casos nuevos reportados correspondieron al área metropolitana de Seúl, donde viven aproximadamente la mitad de los 51 millones de personas que habitan el país.

Después de una reunión de emergencia, el gobierno decidió cerrar instalaciones públicas como parques, museos y teatros administrados por el estado en el área metropolitana durante las próximas dos semanas para reducir la propagación del virus.

“Las dos semanas a partir de ahora serán cruciales para contener las infecciones”, dijo el ministro de Salud, Park Neung-hoo, quien pidió a los residentes en el área metropolitana que eviten reuniones innecesarias y exhortó a las empresas a mantener a los empleados enfermos fuera de los sitios de trabajo.

Corea del Sur llegó a reportar alrededor de 500 nuevos casos por día a principios de marzo, antes de lograr estabilizar sus tasas de contagio mediante medidas enérgicas de rastreo y pruebas, lo que permitió a las autoridades relajar las pautas de distanciamiento social.

En otras partes de la región de Asia y el Pacífico, India informó el jueves más de 6.500 casos nuevos de COVID-19, otro récord de cifras diarias. El aumento se produce cuando el gobierno del primer ministro Narendra Modi prepara un nuevo conjunto de directrices que se emitirán este fin de semana, posiblemente extendiendo un bloqueo de dos meses en las zonas más afectadas y permitiendo también cierta actividad económica.

El Ministerio de Salud también informó otras 194 muertes, lo que eleva el total del país a 4.531. Mientras tanto, el Tribunal Superior ordenó a las autoridades proporcionar de forma gratuita alimentos, agua y viajes en tren a los trabajadores migrantes que regresan a sus aldeas después de perder sus empleos debido a la pandemia.

En Indonesia, el gobierno reportó el jueves 687 casos nuevos de coronavirus, con lo que el total de infecciones aumentó a 24.538. También informó que el número de muertos ascendía a casi 1.500, la mayor cifra de fatalidades del sudeste asiático.

Los casos continúan aumentando incluso mientras el gobierno se prepara para relajar las restricciones gradualmente a partir de la próxima semana. Los epidemiólogos han advertido que la reapertura prematura de la economía podría desencadenar una segunda ola de infecciones, pero el gobierno insiste en que el país debe estar listo para volver a la normalidad a fines de julio.

China anunció el jueves dos casos nuevos de coronavirus, ambos procedentes del extranjero. No se informaron muertes nuevas y sólo 73 personas permanecían en tratamiento, mientras que otras 518 siguen en cuarentena y observación, ya sea por sospecha de que tienen el virus o porque dieron positivo, pero no muestran síntomas. China ha reportado un total de 4.634 muertes por COVID-19 entre 82.995 casos confirmados.

En Tailandia, la agencia de planificación estatal calculó que hasta 8,4 millones de personas podrían terminar desempleadas este año debido a la pandemia, especialmente en el sector turístico, según el informe publicado el jueves por el Consejo Nacional de Desarrollo Económico y Social.



Fuente: infobae