El público volvió a las gradas en Serbia: unos 16.000 espectadores asistieron al derbi Partizan-Estrella Roja el miércoles por la noche en Belgrado, en el marco de las semifinales de la Copa del país balcánico, en la que parece ser la afluencia más elevada en Europa desde el final del confinamiento.

El evento no es contrario a las medidas en vigor en Serbia, ya que el país autoriza las reuniones a cielo abierto de un número limitado de personas. Sin embargo, según las imágenes difundidas este jueves por la televisión nacional (RTS), ninguna medida sanitaria particular fue colocada para los aficionados.

A finales de mayo, en la vecina Hungría, el fútbol había reintegrado al público para partidos del campeonato nacional.

La Federación Húngara de Fútbol (MLSZ) fue el primer país de Europa, con excepción de Bielorrusia, donde los partidos con público nunca se pararon desde el inicio de la pandemia del coronavirus, en autorizar público en los estadios.

La única condición era no ocupar más de un asiento de cuatro y dejando al menos una fila horizontal de separación entre ellos. De este modo, unas 2.500-3.000 personas pudieron asistir a los partidos en Mezokovesd y Miskolc.

Serbia imitó el miércoles a su vecino septentrional en la disputa de su emblemático derbi, que se desarrolló sin incidentes y que finalmente fue ganado por el Partizan (1-0).

El campeonato serbio se reanudó el 29 de mayo sin público, pero desde el 1 de junio las autoridades, en un primer momento, autorizaron la presencia de 1.000 personas para los eventos a cielo abierto, antes de levantar esta última restricción unos días después.

mat/dga/psr



Fuente: infobae