Fotografía fechada el 28 de mayo de 2020 de una médica de Terapia Intensiva del Hospital Posadas observa desde un vidrio, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Fotografía fechada el 28 de mayo de 2020 de una médica de Terapia Intensiva del Hospital Posadas observa desde un vidrio, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
(EFEI0658/)

Esta mañana, tres meses y dos días después de que se decretó el aislamiento “social, preventivo y obligatorio”, el Ministerio de Salud de la Nación confirmó que los muertos por COVID-19 ascendió a mil. Por la tarde, de acuerdo a los datos que arrojó el segundo parte epidemiológico, la cifra de infectados y de fallecidos continúa en ascenso.

Hoy fueron confirmados 1.581 nuevos casos de COVID-19. Con estos registros, suman 42.785 positivos en el país. Del total de esos casos, 1.047 (2,4%) son importados, 16.101 (37,6%) son contactos estrechos de casos confirmados, 17.750 (41,5%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Desde el último reporte emitido, se registraron 11 nuevas muertes. 9 hombres, cinco de 77, 56, 60, 56 y 90, residentes en la provincia de Buenos Aires; tres de 93, 72 y 45 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA); uno de 56 años, residente en la provincia de Río Negro; y una mujer de 64 años, residente en la provincia de Buenos Aires. Al momento la cantidad de personas fallecidas es 1.011.

El primer caso positivo se identificó el 3 de marzo y el 7 de ese mes se produjo el primer fallecimiento. Se trató de un hombre de 64 años que había viajado a Francia y se encontraba internado en el Hospital Argerich. La cifra de decesos anunciada hoy, equivale a un promedio de nueve muertos por día.

La cantidad de muertes diarias comenzó a aumentar progresivamente en paralelo al crecimiento del número de contagios. El 28 de abril, hubo 10 muertos en un solo día. Desde esa fecha al 3 de junio, el promedio de muertes diarias se mantuvo en un decena. Pero al día siguiente, el 4 de junio, se registraron 25 muertos en un solo día y, desde esa fecha hasta hoy, el promedio ha sido de 23 muertos diarios. Ayer sin embargo, el número descendió a 12 y esta mañana se anunciaron 8 nuevas muertes.

Hasta el momento, la única provincia libre de COVID-19 es Catamarca. Para alcanzar este logro, en el distrito gobernado por Raúl Jalil se combinaron las características del territorio y una serie de estrategias y decisiones políticas. De acuerdo con lo que contó Infobae, en un extenso artículo, la rapidez para adoptar medidas estrictas de contención sanitaria, así como también la suspensión de eventos masivos, el cierre de fronteras con Chile y la pronta incorporación de los barbijos, fueron, aciertos de que, de alguna manera, lograron blindar a la provincia del virus.

¿Pero por qué fueron tan estrictos? La ministra de Salud, Claudia Palladino, explicó a este medio que el gobierno provincial ya venía muy preocupado por el brote de dengue que afectaba al NOA y además tuvo una mala experiencia con la epidemia de esa enfermedad en 2009.

En cuanto al barbijo, la propuesta provino del mismo gobernador Jalil que vivió algunos años en Japón, un país en el cual el uso del tapabocas es mucho más habitual que en occidente. “No solo consideraban que era una buena medida preventiva sino que también funcionaría como un recordatorio físico constante de que hay que cuidarse y mantenerse distanciado. Me hicieron la propuesta junto con la ex gobernadora Lucía Corpacci, que es infectóloga, y yo la acepté”, recordó la doctora Palladino.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que el mundo entró en una fase peligrosa de la pandemia de coronavirus, a medida que reabren los países que establecieron medidas de confinamiento o restricciones para frenar la propagación de la enfermedad.

“Mucha gente está evidentemente cansada de quedarse en casa. Los países están deseosos de reabrir su sociedad y su economía. Pero el virus se sigue esparciendo con velocidad, todavía es mortal y mucha gente todavía es vulnerable”, expresó el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa virtual.

En el mundo se contagiaron 8.835.095 personas por el COVID-19. Del total, 465.051 pacientes fallecieron y 4.386.201 lograron recuperarse.

Seguí leyendo

1000 muertos por coronavirus en Argentina: las historias de aquellos que hemos perdido

Cuál es el secreto de Catamarca, la única provincia libre de COVID-19



Fuente: infobae