MELBOURNE, Australia (AP) — El estado australiano de Victoria reportó el lunes 532 nuevos casos de coronavirus y el gobernador advirtió que la ciudad de Melbourne seguirá en cuarentena mientras gente infectada siga yendo a trabajar.

Melbourne ha completado casi la mitad de sus seis semanas de aislamiento para frenar los contagios locales. La segunda ciudad más grande del país hizo obligatorias las mascarillas la semana pasada.

Los nuevos casos y seis muertes reportadas el lunes superaron un récord previo de 484 contagios en un día, registrados el miércoles de la semana pasada.

El primer ministro de Victoria, Daniel Andrews, dijo que las nuevas infecciones fueron causados por personas enfermas de COVID-19 que salieron a trabajar.

“Esto es lo que está impulsando estas cifras y la cuarentena no terminará hasta que la gente deje de ir a trabajar con síntomas, y en cambio vaya a hacerse la prueba”, dijo Andrews.

El primer ministro Scott Morrison pidió paciencia en Victoria.

“Ha habido unos contagios locales significativos en Victoria. Controlarlo llevará un tiempo”, dijo.

El subdirector médico del país Michael Kidd dijo que Nueva Gales del Sur es el otro territorio que registró nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas. Esta entidad, el estado más poblado de Australia, reportó 17 nuevos casos.

De los 259 pacientes que están hospitalizados por el virus en el país, 245 se encuentran en Victoria.

El número de muertos en Australia aumentó a 161 con seis en Victoria. Hubo más de 600 infecciones entre residentes y personal de hogares de ancianos de Melbourne, dijo Kidd.



Fuente: infobae