MOSCÚ (AP) — Luego de tres semanas de protestas masivas contra el presidente autoritario, Bielorrusia reprimió duramente a la prensa el sábado, deportó a varios periodistas extranjeros y revocó las credenciales de periodistas locales.

Dos periodistas de Associated Press basados en Moscú y que cubrían las protestas fueron deportados a Rusia el sábado. Además, se informó al personal bielorruso de AP que sus credenciales estaban inhabilitadas.

““The Associated Press rechaza en los términos más enérgicos este ataque flagrante a la libertad de prensa en Bielorrusia. AP exhorta al gobierno bielorruso a rehabilitar las credenciales de los periodistas independientes y permitirles informar al mundo sobre los sucesos en Bielorrusia”, dijo Lauren Easton, directora de relaciones de prensa de AP.

La Asociación Bielorrusa de Periodistas dijo que se revocó las acreditaciones de profesionales locales que trabajaban para otros medios. La televisora alemana ARD dijo que dos de sus periodistas basados en Moscú fueron deportados a Rusia, un productor bielorruso debe comparecer en juicio el lunes y sus acreditaciones fueron inhabilitadas. Lo mismo sucedió a dos periodistas del servicio en ruso de la BBC, dijo este medio.

El director de programación de WDR, una filial regional de ARD que cubre Bielorrusia, calificó el trato sufrido por sus camarógrafos de “absolutamente inaceptable”.

“Esto demuestra una vez más que se sigue obstaculizando el trabajo periodístico independiente en Bielorrusia hasta el punto de volverlo casi imposible”, dijo Joerg Schoeneborn.

Las protestas en Bielorrusia comenzaron después de la elección del 9 de agosto que según las autoridades el presidente Alexander Lukashenko ganó con el 80% de los votos para un sexto período. Los manifestantes dicen que los resultados fueron amañados y reclaman la renuncia de Lukashenko, en el poder desde 1994.



Fuente: infobae