El envenenamiento del opositor ruso Alexéi Navalni, víctima -según Berlín- de un agente neurotóxico, marca el inicio de un “nuevo capítulo” en la historia de la violencia del Kremlin contra sus adversarios, indicó un aliado de Navalni entrevistado por la AFP.

“Es indudablemente un acontecimiento crítico. Nunca un agente tóxico de origen militar había sido empleado contra el líder de la oposición rusa en territorio nacional”, consideró el jueves Iván Jdanov.

“Es un nuevo tipo de violencia, una nueva forma de atacar a los opositores. Es, evidentemente, un nuevo capítulo en la historia rusa”, agregó durante una entrevista en la sede del Fondo de lucha contra la corrupción (FBK) en Moscú, la organización fundada por Alexéi Navalni.

Director del FBK y abogado de profesión, Iván Jdanov, de 32 años, responsabilizó al Kremlin del ataque pues “un simple criminal no puede tener acceso a ese tipo de veneno, a agentes tóxicos militares”.

Según él, el poder intentará a partir de ahora “hacer que las cosas sean lo menos claras posibles” y, así, desentenderse.

“El Estado ruso imaginará las versiones más absurdas, más insensatas, para explicar lo que ocurrió. Es su forma de trabajar”, sostuvo Jdanov.

El jueves, el diputado nacionalista Andréi Lugovoi, citado por la agencia pública TASS, afirmó que Navalni podría haber sido envenenado en Alemania, donde está hospitalizado.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, indicó por su parte que no existía “razón alguna” para acusar a Moscú en este caso e instó a los países occidentales a ahorrarse cualquier “juicio apresurado”.

– Próximas elecciones –

Según el gobierno alemán, exámenes exhaustivos aportaron una “prueba inequívoca” del empleo de un agente químico neurotóxico de tipo Novichok contra el opositor ruso.

Creado por los soviéticos en los años 1970 como arma química, este veneno fue utilizado contra el exagente doble ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en 2018 en Inglaterra, según las autoridades británicas, aunque Moscú rechazó esas acusaciones.

Activista anticorrupción, Alexéi Navalni, de 44 años, fue hospitalizado en Siberia a finales de agosto tras haberse desmayado en un avión. Luego fue trasladado a Berlín, donde está en estado grave.

La justicia rusa todavía no ha abierto ninguna investigación, pese a los reclamos de la organización de Navalni, que suele ser objeto de presiones y allanamientos.

Según Jdanov, el envenenamiento de Navalni podría perseguir dejar a la oposición sin un líder carismático, en un contexto de movimientos de protesta en Jabarovsk, en el lejano oriente ruso, y en la vecina Bielorrusia.

“Un movimiento de protesta es más fuerte con un líder”, apuntó Iván Jdanov.

No obstante, según él, este ataque contra el opositor servirá para atraer más la atención de los rusos durante las elecciones regionales de septiembre, en las que el partido en el poder enfrenta a varios candidatos independientes, incluidos algunos aliados de Alexéi Navalni.

Declarándose optimista respecto a la recuperación de este último, Iván Jdanov aseguró que su organización continuará funcionando hasta el regreso de Navalni. Desde su envenenamiento, sus equipos han publicado dos nuevas investigaciones denunciando la corrupción de las élites rusas.

rco/mba/jvb/af



Fuente: infobae