El ejército turco empezó el domingo sus maniobras anuales en la República Turca del Norte de Chipre, una entidad sólo reconocida por Ankara, en un contexto de tensiones con Grecia en el Mediterráneo oriental.

La búsqueda por Turquía de reservas de carburante y gas en aguas reivindicadas por Grecia ha agravado las relaciones entre los dos países, ambos miembros de la OTAN.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó el sábado a Atenas: “Lo entenderán, ya sea con el lenguaje de los políticos y de la diplomacia, o en el terreno, con amargas experiencias”.

La OTAN había anunciado esta semana que los dirigentes griego y turco habían aceptado entablar “negociaciones técnicas” con el objetivo de prevenir cualquier nuevo incidente entre los navíos de los dos países. Pero el gobierno griego desmintió luego estar dispuesto a participar y Turquía acusó a Grecia de rechazar el diálogo.

En este contexto de fuertes tensiones, el ejército turco lanzó el domingo “Tormenta mediterránea”, las maniobras efectuadas en colaboración con las fuerzas de seguridad de Chipre del Norte, escribió el vicepresidente turco, Fuat Oktay sur Twitter.

“Los imperativos en seguridad de nuestro país y de la RTCN (República Turca del Norte de Chipre) son ineludibles”, según Oktay.

El ministerio turco de Defensa tuiteó que los ejercicios, que durarán hasta el jueves, eran “un éxito”.

La isla de Chipre está dividida en dos: al sur, la República de Chipre, miembro de la Unión Europea, y la RTCN en el norte.

Turquía ha desplegado en el norte de la isla a decenas de miles de soldados desde su invasión en 1974, tras el golpe militar de la dictadura militar griega en el poder entonces en Atenas.

fo/jxb/mba/lpt/es/eg



Fuente: infobae