presupuesto-2021

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó ante los legisladores las principales definiciones del proyecto de Presupuesto 2021 que envió la semana pasada al Congreso y garantizó que las recientes medidas adoptadas en el frente cambiario son transitorias y no lo ponen contento, pero buscan frenar el drenaje de reservas y un escenario de mayor inestabilidad. Lo hizo ante los diputados de la comisión de Presupuesto y Hacienda, en un encuentro que se está realizando con algunos legisladores de forma presencial y otros desde sus despachos y sus hogares.

Además, instó a los diputados a discutir de manera civilizada, ya que “la grieta cuesta”. “La discusión incivilizada cuesta. Nosotros invitamos a todos a discutir sobre los preceptos de la seriedad, la responsabilidad y de actuar de forma civilizada”, dijo el ministro, al finalizar su presentación y antes del comienzo de las preguntas de los legisladores.

Guzmán asistió al Congreso acompañado por el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, y por su jefa de gabinete, Melina Mallamace. Participan del encuentro el presidente de la cámara Baja, Sergio Massa, el titular de la comisión, Carlos Heller; y el resto de los legisladores que la integran.

Guzmán hizo un repaso de los lineamientos del proyecto, defendió los principios de la estabilidad macroeconómica y la sustentabilidad fiscal y sobre el final se preocupó especialmente por aclarar que las medidas adoptadas la semana pasada en materia cambiaria tienen que ver con la emergencia económica que vive la Argentina y que buscan frenar el goteo de las reservas. “No son medidas que nos pongan contentos. Son medidas para evitar que se transite un sendero que termine en mayor inestabilidad”, remarcó el titular de la cartera Económica.

El ministro sostuvo que la economía argentina tiene que ir sanando las heridas que tiene y una de ellas es la debilidad en el frente de las reservas. Si bien existe superávit comercial, hay una “alta demanda de divisas en el frente financiero que pone al país a la defensiva”. Se refirió a la alta demanda de dólar ahorro y también a la situación de las empresas, que no tenían incentivos a refinanciar sus deudas en moneda extranjera en el mercado internacional a las tasas prevalecientes, sino a tomar financiamiento en pesos a tasas más bajas y acceder al mercado de cambios oficial y amortizar los vencimientos de capital.

“Eso al nivel de cada empresa es lógico, es la forma racional de actuar, pero si lo hacen todos al mismo tiempo, termina ocurriendo que el país se queda cada vez con menos reservas, salta el tipo de cambio y la situación termina siendo peor para todos”, remarcó el funcionario.

En todo momento durante su exposición, Guzmán hizo hincapié en que el Presupuesto 2021 implica medidas que serán de transición para que el país pueda lograr estabilizar su economía y poder encarar un proceso de crecimiento sostenido con inclusión social. Según planteó, se está presentando el ancla del esquema integral macroeconómico de transición entre el lugar en el que hoy se encuentra la economía y a donde se quiere llevar. Habló de construir un puente, que requiere de una “tarea colectiva y de ponerse de acuerdo en pilares que sean tratados como políticas de Estado”.

El titular de la cartera económica manifestó que el objetivo es tener una política productiva que satisfaga cinco condiciones: la de la inclusión; el dinamismo productivo; la estabilidad macroeconómica; un desarrollo con equidad federal; y el respeto por la soberanía para no estar limitados en el campo económico a tomar decisiones que permitan alcanzar los objetivos del desarrollo.

En cuanto a la política fiscal, Guzmán repasó la meta de 4,5% de déficit fiscal primario para el año próximo y planteó que transitar por la sostenibilidad fiscal requiere una economía que se recupere. Según él, no hay forma de estabilizar la economía si ésta no se recupera. “La política fiscal debe apuntar al objetivo de la recuperación mientras se busca la sostenibilidad fiscal”, agregó.

Noticia en desarrollo



Fuente: infobae