MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Las violaciones del alto el fuego humanitario acordado este sábado entre Armenia y Azerbaiyán en la región de Nagorno Karabag han continuado durante la madrugada de este domingo, pese a la mediación rusa para que se respetara lo pactado la víspera.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, ha llamado durante este sábado a sus homólogos de Azerbaiyán y Armenia, después de que ambos bandos acusaran al otro de romper el alto el fuego humanitario que comenzó a mediodía.

En un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso, se ha indicado que, tras la conversación de ambas partes con Lavrov, todos los implicados han coincidido en la necesidad de “un estricto cumplimiento” del alto el fuego sobre el “terreno”.

DENUNCIAS CRUZADAS

Sin embargo, desde Azerbaiyán se acusa a Armenia de haber bombardeado durante la noche la ciudad de Ganyá, la segunda más grande del país, causando la muerte de cinco civiles y 28 heridos, según la agencia azerí Apa, que cita fuentes del Gobierno azerí.

Tanto el Ministerio de Defensa de Armenia como el de la República de Artsaj, nombre dado por Armenia a Nagorno Karabaj, han negado este ataque al medio armenio Armenpress y han acusado a Azerbaiyán de desinformación.

UN ALTO AL FUEGO FUGAZ

El pacto para el cese temporal de las hostilidades se alcanzó la madrugada de este sábado y fue recibido con una aprobación casi unánime por parte de la comunidad internacional.

Pese a que el alto el fuego humanitario comenzaba a mediodía, a medida que pasaban las horas se han multiplicado las denuncias de violaciones del alto el fuego entre ambas partes.

Por parte de los armenios, el Ministerio de Defensa del país ha denunciado el bombardeo de Stepanakert, la capital de la región de Nagorno Karabaj, así como incursiones en la ciudad de Hadrut.

Los azeríes también han denunciado un ataque con misiles contra la central termoeléctrica de Mingacevir, la mayor del Cáucaso Sur, según ha recogido la agencia rusa Sputnik.

Además, Armenia ha anunciado que ha entregado pruebas de la participación turca en el conflicto al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), según ha informado la agencia rusa Sputnik.

Los enfrentamientos ganaron intensidad el pasado 27 de septiembre y los muertos se cuentan por decenas en la enésima escalada de un conflicto que data desde el fin de la Unión Soviética.

La antigua provincia autónoma soviética de Nagorno Karabaj intentó independizarse de Azerbaiyán por primera vez en 1988, lo que provocó graves enfrentamientos étnicos en la región y un conflicto en el que Armenia apoyó a Nagorno Karabaj.

Más de un millón de civiles abandonaron sus hogares y miles de personas murieron en el conflicto hasta que se alcanzó un alto el fuego en 1994, con las fuerzas armenias y de Nagorno Karabaj manteniendo el dominio de la mayor parte de la provincia y de varios distritos colindantes de Azerbaiyán, territorios que ahora los azaríes reclaman.



Fuente: infobae