CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional de México y quien encabezó a las fuerzas armadas en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles a petición de la agencia antidrogas DEA, informaron el jueves autoridades de ambos países.

La vocera de la DEA en Los Ángeles, Nicole Nishida, confirmó que Cienfuegos quedó bajo custodia de las autoridades estadounidenses por una orden de arresto de la agencia, aunque no dio más detalles.

Cienfuegos, de 72 años, es el exfuncionario de mayor rango en ser arrestado desde la captura en 2019 en Texas de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública del presidente Felipe Calderón de 2006 a 2012, y quien se ha declarado inocente de cargos de narcotráfico.

El general se desempeñó como secretario de Defensa de 2012 a 2018 en el gobierno de Peña Nieto, y su arresto es un duro golpe a las fuerzas armadas mexicanas, que desde hace años han apoyado la lucha contra el narcotráfico y han sido elogiadas por distintos gobiernos por su entrega y disciplina.

La Secretaría de la Defensa Nacional no realizó comentarios hasta el momento.

Un funcionario federal mexicano, no autorizado a ser identificado por ser un caso abierto del que no podía dar detalles de manera pública, dijo a The Associated Press que fueron notificados de que el arresto ocurrió a petición de la DEA, pero aún esperan conocer los cargos específicos.

Cienfuegos fue detenido cuando llegó al aeropuerto de Los Ángeles junto con familiares, aunque ellos fueron dejados en libertad, agregó. El general en retiro fue enviado al Centro de Detención Metropolitano en esa ciudad estadounidense, añadió.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó inicialmente la detención, pero no dio ningún detalle.

Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA, dijo a la AP que cuando estuvo en México en 2012 escuchó de algunas versiones que ligaban a Cienfuegos con corrupción, aunque nada que se pudiera probar.

“Eso fue algo inaudito porque México siempre ha puesto a los militares en un pedestal ”, dijo Vigil.

“La corrupción está llegando a su apogeo, porque las personas que alguna vez fueron intocables ahora están siendo arrestadas”, añadió.

Bajo el mando del general Cienfuegos, el ejército mexicano fue acusado de abusos de los derechos humanos. El peor escándalo durante su etapa al frente del departamento fue la masacre de presuntos criminales en una bodega en 2014.

En junio de ese año, soldados asesinaron a 22 supuestos criminales en la comunidad de Tlatlaya. Aunque algunos murieron en un primer tiroteo con una patrulla militar, en el cual resultó herido un soldado, una investigación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos concluyó que al menos ocho, aunque quizás fuesen hasta 12 de los sospechosos, fueron ejecutados cuando ya se habían rendido.

Aunque el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido combatir la corrupción y cualquier irregularidad, el mandatario se ha apoyado en gran medida en las fuerzas armadas para distintas tareas, incluido el combate al crimen organizado.

Pero a diferencia de otros gobiernos, López Obrador le ha encargado otras tareas al ejército, desde la construcción de infraestructuras a la distribución de suministros médicos.

___

Dazio reportó desde Los Ángeles. Contribuyó con esta historia el periodista de The Associated Press Mark Stevenson desde la Ciudad de México.



Fuente: infobae