paro-puertos
Se extiende el paro en los puertos. Se complican las exportaciones y la llegada de la cosecha de trigo (Foto: Urgara)

Se agrava el conflicto en los puertos exportadores de la Argentina. Los gremios de aceiteros y recibidores de granos decidieron continuar con la medida de fuerza, y hoy realizarán una evaluación de la protesta para definir los pasos a seguir en medio del reclamo de mejora salarial, donde no se descarta extender el paro.

“Es urgente que recapaciten y reconozcan la labor de los miles de trabajadores que ven como su salario se erosiona día a día, cuando el aumento paritario lleva más de 5 meses de atraso”, manifestaron los integrantes de la Unión Recibidores de Granos (Urgara), la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso y el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros del Departamento San Lorenzo (SOEA).

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), Gustavo Idígoras, llamó a la “paz social” y pidió que el lunes a primera hora se conforme una mesa de negociación “para llegar a un acuerdo razonable”. Además, precisó que la situación está generando complicaciones en las exportaciones y el traslado de la cosecha de trigo desde los campos, donde en esta época del año el cereal es el único generador de divisas.

Según la industria, las demandas gremiales son incumplibles: no existe espacio para un bono anual con un aumento del 175% en ninguna actividad económica

“En estos momentos nosotros estamos embarcando trigo para exportar a Indonesia, que es un mercado en el que competimos con Australia. Ahora, cuando fallan 10 barcos argentinos, los indonesios se dan vuelta y le compran a los australianos. Es por eso que será muy importante retomar el flujo de operaciones de exportaciones”, dijo Idígoras en declaraciones radiales y recordó que hasta el momento el paro alcanza a 22 puertos, hay más de 18 buques sin poder cargar mercadería, y entre el miércoles y el viernes cayó significativamente el ingreso de camiones a las terminales portuarias.

El conflicto, que tiene como epicentro a los puertos exportadores, ya fue planteado a funcionarios nacionales. El presidente de Ciara, al término de la reunión del último miércoles entre los integrantes del equipo económico y el Consejo Agroindustrial Argentino, dialogó sobre el tema con los ministros de Economía. Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo. Matías Kulfas. También hubo contactos con el titular de la cartera laboral y de Agricultura.

El presidente del Centro de Industriales Aceiteros habló del tema con los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

Según cálculos de los exportadores de granos que operan en las plantas y puertos comerciales, la pérdida general por la paralización del movimiento de camiones, la veda del ingreso a los silos y plantas y la inmovilización de la operatoria de carga de los buques con granos sería de unos 100 millones de dólares diarios.

Salarios

Las únicas terminales portuarias que están funcionando normalmente son las que corresponden a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y al Sitio 0 de Quequén. Por haber alcanzado un acuerdo paritario con los trabajadores, hay actividad en las plantas de San Lorenzo, Timbúes y Quequén.

paro-puertos
La movilización de los gremios de aceiteros y recibidores de granos (Foto: Urgara)

A su vez, el titular de Ciara recordó que la entidad otorgó al inicio del presente año un aumento salarial del 35%, con el compromiso que a los seis meses se ajustaría el sueldo en el caso que sea superado por la inflación. Como eso finalmente no sucedió, se retomaron las negociaciones en septiembre pasado.

“En esa nueva negociación los gremios plantearon que más allá de la inflación real que había, querían un aumento por encima del 45%, porque consideraban que el INDEC no era el parámetro real. Y también hubo un reclamo de un bono especial por el coronavirus, que en relación al bono que otorgamos todos los años como industria significaba un 175% más al del año pasado”, señaló Idígoras.

Y agregó: “La propuesta que hemos realizado fue que sigamos la inflación, paguemos las mejoras salariales para que ningún trabajador y trabajadora pierda el nivel adquisitivo en Santa Fe, Buenos Aires y donde estén todos los puertos y que busquemos un bono acorde a la situación que tenemos”.

Además, Idígoras comentó que en 2019 “la inflación fue entre el 44% y 45% y nosotros terminamos en el 47% de aumento salarial. El bono promedio fue de alrededor de 50.000 pesos; sobre ese valor los gremios quieren el aumento salarial del año, que contemple la inflación, que lo llevaría a 69.000 pesos y sumarle unos 80 mil pesos adicionales”.

En los últimos días y mediante un comunicado, desde la industria aceitera manifestaron sobre el reclamo salarial de los gremios: “Las demandas gremiales son incumplibles, no tienen forma de ser atendidas. Del reclamo de un bono anual con un aumento del 175% no existe registro alguno de un pedido similar en ninguna actividad económica en la historia del país. Si la demanda fuese atendida, implicaría que la industria debería endeudarse en más de mil millones de pesos para pagar el estrafalario bono”.

Seguí leyendo:

Otra polémica entre el Gobierno y el campo: quién es el único sojero que renunció a cobrar las compensaciones por la suba de las retenciones

Cómo fue la ayuda del Gobierno a las pymes durante la crisis de este año y qué se espera para el próximo



Fuente: infobae