Un viajero varado de la aerolínea LATAM pide información en el aeropuerto internacional El Dorado, en Bogotá (Colombia).EFE/Mauricio Dueñas Castañea/Archivo
Un viajero varado de la aerolínea LATAM pide información en el aeropuerto internacional El Dorado, en Bogotá (Colombia).EFE/Mauricio Dueñas Castañea/Archivo
(Mauricio Dueñas Castañea/)

Si bien entre enero y septiembre el Ministerio de Trabajo recibió 4.063 solicitudes de empleadores que postularon la terminación o suspensión individual de contratos por fuerza mayor, entre marzo y septiembre se radicaron 63 solicitudes ante el órgano administrativo para efectuar despedidos masivos. El Ministerio de Trabajo debe aprobar previamente estas solicitudes o de lo contrario los empleados podrían adelantar procesos judiciales, según señala el diario La República. La suma de trabajadores que se verían afectados por estas medidas adelantadas por las empresas supera los 2.866, puestos de trabajo que quedarían en vilo.

La investigación realizada por el diario señala que, de las 63 peticiones, 32 están en trámite de ser aprobadas. Entre ellas está la propuesta de LATAM Airlines, cuyo presidente, Santiago Álvarez, señaló que el compromiso de la aerolínea es garantizar y proteger los puestos de trabajo que sean posibles en tanto continúe la recuperación económica. Álvarez también le explicó a La República que las necesidades de la industria ahora apuntan a desarrollar una armadura de costos para afrontar la crisis a largo plazo. Por ello, considera primordial que el Gobierno nacional reduzca costos operacionales, entre ellos las tazas de sobrevuelo y los contratos de concesión. Lo anterior, señala, los obliga a seguir disminuyendo los costos para ofrecer el mejor servicio y producto a los usuarios.

Otras 20 solicitudes se tomaron como desistimientos tácitos, pues los documentos presentados al Ministerio estaban incompletos o los empleadores no cumplieron con los requerimientos necesarios dentro de los diez días siguientes a la fecha de radicación de la diligencia. Además, cinco empresas decidieron retirar la solicitud y dos procesos “fueron cerrados por falta de mérito”, indica el medio.

Empleo
Foto: La República.

Solo una de las empresas que postuló el despido masivo adoptó parcialmente medidas de protección laboral como el trabajo desde casa, el pago del salario sin prestación del servicio y la emisión de vacaciones anticipadas. Estas acciones, según la respuesta del Ministerio de Trabajo a La República, permitieron que esta empresa reactivara su operación. Pero, otra de las compañías que también implementó estas prácticas, decidió continuar con la solicitud de despido masivo.

Otras empresas que en su momento radicaron esta solicitud fueron la Universidad Autónoma del Caribe, Salud Viva, Autobuses Aga de Colombia, Global Operadora Hotelera S.A.S y Enertem.

Para Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, la reactivación dependerá de una posible nueva cuarentena que retrasaría los avances obtenidos en los últimos meses. También, deberá evaluarse la oferta y la demanda y la recuperación de los ingresos de los trabajadores, pues, señaló, “en este momento no hay ahorro”.

Además, según la encuesta de Fedesarrollo que develó las 4.063 solicitudes de finalización de contrato emitidas entre marzo y septiembre, abril fue el mes con más emisiones presentadas, pues se alcanzaron las 1.655, seguido de mayo, con 1.149. Esta cifra disminuyó en junio, con 398, y julio, con la emisión de 258 peticiones. Además, en septiembre, solo se presentaron 45 solicitudes. Las cifras reveladas también señalan que los empleados denunciaron recortes en los puestos de trabajo, pero las empresas como H&M, Famisanar y Avianca, no confirmaron dicha información.

El director del Observatorio de Mercado de Trabajo de la Universidad Externado explicó que se debe reactivar el consumo para que la economía mejore, pues ante la baja demanda, las empresas disminuirán sus inversiones.



Fuente: infobae