BOGOTÁ (AP) — Reinaldo Rueda no ha claudicado de su deseo de dirigir en un tercer Mundial. Simplemente cambia de equipo.

Dejó las riendas de una selección ubicada en el sexto lugar de la eliminatoria por las de otra que está séptima, por diferencia de goles. Pero tendrá la oportunidad de dirigir una vez más a Colombia, su país natal, donde busca una reivindicación, tras fallar en el intento de clasificarlo a la Copa Mundial de 2006.

La Federación Colombiana de fútbol anunció el jueves que Rueda dirigirá a la selección en las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022 y la Copa América que se jugará este año en Colombia y Argentina.

Rueda, de 63 años, será presentado formalmente el próximo martes.

“Les deseamos muchos éxitos al DT Reinaldo Rueda y a su equipo de trabajo, convencidos de que realizarán una excelente labor en las tareas por llegar”, indicó la federación en un comunicado.

Rueda reemplaza al portugués Carlos Queiroz, destituido el 1 de diciembre tras las goleadas sufridas en la más reciente fecha doble de las eliminatorias mundialistas, 3-0 ante Uruguay en Barranquilla y 6-1 contra Ecuador en Quito.

Tras esas derrotas, la selección colombiana quedó con cuatro puntos luego del mismo número de fechas. Chile, al mando de Rueda, cosechó las mismas unidades.

A Qatar 2022 se clasifican directamente los cuatro primeros. El quinto disputará un repechaje intercontinental.

Tras la destitución de Queiroz, Rueda se perfiló como el candidato principal a reemplazarlo, luego de que pactó con la Asociación Nacional del Fútbol Profesional de Chile (ANFP) un permiso para negociar su salida.

El presidente de la ANFP Pablo Milad reveló en su momento que su contraparte de la Federación Colombiana Ramón Jesurún le pidió la autorización para negociar con Rueda.

Arturo Vidal, el histórico volante de la selección chilena y que actualmente milita en el Inter de Milán, lamentó que Rueda no siga al mando de la Roja.

“Es una pena muy grande esta noticia de que no seguirá trabajando junto a nosotros en este camino al Mundial”, escribió Vidal en su cuenta de Instagram bajo una foto en la que abraza a Rueda.

Vidal también cargó contra la “prensa mediocre y algunos dirigentes que no entienden nada de nuestra actividad” por la salida de Rueda.

“Lo quiero mucho, le agradezco infinitamente y le deseo lo mejor a usted y a su cuerpo técnico en el camino que tomen”, añadió Vidal.

Rueda relevó a Francisco Maturana en 2004 durante el curso de las eliminatorias de Sudamérica para el Mundial de Alemania y recibió el equipo con uno de 12 puntos posibles. Terminó en la sexta casilla con 25, uno menos que Uruguay, que perdió el repechaje intercontinental con Australia.

También ubicó a Colombia en el cuarto lugar de la Copa América de 2004 y en la Copa de Oro de 2005. Su contrato no fue prolongado supuestamente por permitir que los futbolistas discutieran reclamos sindicales durante las concentraciones.

Optó por marcharse y clasificó a Honduras al Mundial de 2010 y a Ecuador al de 2014.

Con Rueda, Chile derrotó a la Colombia de Queiroz por penales en los cuartos de final de la Copa América celebrada en Brasil en 2019.

La breve gestión de Queiroz contrastó con el ciclo de Pekerman, el más exitoso de la selección. Con James Rodríguez y Radamel Falcao como figuras, Colombia se clasificó a los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018. El pase a los cuartos en la cita de Brasil fue el mejor resultado de Colombia en un Mundial.

Pekerman llegó a sonar en la lista de candidatos para reemplazar a Queiroz y ahora se le menciona para ocupar el banco de Chile.

A diferencia de Queiroz, Rueda conoce bien las eliminatorias de Sudamérica. También tuvo una larga trayectoria como entrenador de las selecciones juveniles de Colombia, alcanzando la semifinal en el Mundial Sub20 de 2003.

Sacó campeón a Atlético Nacional en la Copa Libertadores de 2016 y la Recopa Sudamericana de 2017.

Tuvo un breve paso con Flamengo de Brasil, entre agosto de 2017 y enero de 2018, para luego aceptar la oferta de Chile.

Rueda tendrá la tarea de buscar la recuperación anímica del plantel afectado profundamente por las goleadas sufridas ante Uruguay y Ecuador. También le tocar lidiar con presuntas diferencias entre algunos futbolistas que habitualmente hacen parte de las convocatorias.

Las eliminatorias se reanudarán a fines de marzo. Colombia será local ante el líder Brasil el 25 de marzo y visitará a Paraguay, cinco días después.



Fuente: infobae