var opta_settings = {
subscription_id: “0ce911759cb7a972c7849a33fa0ba29d”,
language: “es_CO”,
timezone: “user”
};


var _optaParams = {
custID: “0ce911759cb7a972c7849a33fa0ba29d”,
language: “es_CO”,
timezone: -3,
callbacks: [OptaCustomv2AfterInitCallback]
};



La final por el primer ascenso a la Liga Profesional comenzó con un ritmo vertiginoso a cargo de Estudiantes de Río Cuarto. El conjunto cordobés sorprendió a Sarmiento de Junín con una actitud agresiva que mereció darle la ventaja antes del primer minuto de juego. Víctor Beraldi fue el encargado de amenazar al combinado de Mario Sciacqua, que evitó la prematura caída gracias al sacrificio de Federico Mancinelli.

Si bien el Verde intentó reaccionar a través de la vía aérea, el elenco de Sergio Vázquez demostraba una superioridad basada en las combinaciones colectivas. Un mano a mano de Maximiliano Comba que se fue a centímetros del palo izquierdo de Manuel Vicentín fue otra muestra del dominio de Estudiantes. Además, el desarrollo del pleito se establecía en el área bonaerense, pero la paridad en el marcador mantenía el desenlace en suspenso.

La justicia se estableció en el resultado cuando Lucas Suárez abasteció a Bruno Sepúlveda para que el delantero festeje entre los centrales y encamine su trayecto hacia la Primera División. El 1 a 0 significó un grito de desahogo y llevó tranquilidad a toda Córdoba. En contrapartida, el Verde continuó con una actitud pasiva y adormecida que fue llamativa para un aspirante al ascenso. Incluso la diferencia pudo ser más amplia si el arquero de Sarmiento no hubiera tenido una tarde extraordinaria, ya que sus intervenciones evitaron los ataques de Sepúlveda.

Pero los goles que no se hacen en un arco… Una máxima en el fútbol que volvió a efectivizarse por la individualidad de Claudio Pombo. El volanteo amagó para un lado, probó por el otro, encontró un espacio y resolvió con un disparo rasante que dejó sin posibilidades a Luis Ardente. El empate cayó como una sorpresa y el aspecto anímico pasó a ser un factor determinante en el choque por el ascenso.

En caso de igualdad en los 90 minutos el partido se definirá por penales. El ganador ascenderá a Primera División, mientras que el perdedor tendrá una nueva oportunidad de llegar a la máxima categoría del fútbol argentino.

En el complemento Sarmiento creció gracias al talento de Pombo y Jonathan Torres. Las espaldas de Suárez representaban los sectores más vulnerables de la defensa de Estudiantes y el Verde se las ingenió para lastimar de contragolpe. Sin embargo, el pasaje al fútbol grande de la Argentina se definió mediante los penales.

En la angustiosa resolución, Manuel Vicentini se convirtió en el héroe al atajarle el último remate a Sepúlveda y depositar a Sarmiento en Primera. El Verde volvió a lo grande y en Junín los fanáticos celebrarán diciendo “Todos somos Vicentini”.

Formaciones:

Estudiantes de Río Cuarto: Luis Ardente; Gastón Benavídez, Nicolás Ferreyra, Gonzalo Maffini, Lucas Suárez; Gastón Bottino; Nahuel Cainelli, Víctor Beraldi, Maximiliano Comba; Ibrahim Hesar y Bruno Sepúlveda. DT: Fabio Vázquez.

Sarmiento de Junín: Manuel Vicentini; Martín García, Brian Salvareschi, Federico Mancinelli, Facundo Castets; Gabriel Graciani, Federico Vismara, Sergio Quiroga, Claudio Pombo; Mauro Albertengo o Benjamín Borasi y Jonathan Torres. DT: Mario Sciacqua.

Estadio: 15 de Abril (Unión de Santa Fe)

Árbitro: Fernando Rapallini

Televisación: TyC Sports

LEA MÁS EN INFOBAE DEPORTES



Fuente: infobae