Panamá recibió este miércoles las primeras 12.840 dosis de la vacuna de Pfizer contra el covid-19, un cargamento menor de lo esperado, pero un balón de oxígeno para el país con el mayor número de contagios de Centroamérica.

El lote de las vacunas llegó pasada la media noche a la terminal de carga del aeropuerto Internacional de Tocumen, al este de Ciudad de Panamá.

Tanto el arribo del avión con la carga como el recorrido del convoy que llevó las vacunas hasta el local del Programa Ampliado de Inmunización en la capital se transmitieron en cadena nacional, como si se tratase del arribo de una personalidad.

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, y varios de sus ministros recibieron el cargamento en el aeropuerto.

“(Siento) Mucha esperanza, vamos para un año de estar en esto y hoy es un día muy especial para Panamá”, manifestó Cortizo. Sin embargo, “tenemos mucho trabajo por delante, por favor, no bajemos la guardia”, alertó.

Panamá había informado que Pfizer le notificó el lunes que en este primer envío habría 12.840 dosis de vacunas y no las 40.000 ofrecidas inicialmente.

Esto se debe a obras en la planta de producción del laboratorio, lo que limitará por unas semanas el abastecimiento a Europa y a países de América Latina.

Panamá espera recibir escalonadamente 3 millones de dosis de la vacuna del laboratorio Pfizer/BioNtech, tras un contrato por 36 millones de dólares.

Con su llegada, Panamá se convirtió en el segundo país de Centroamérica en recibir una vacuna contra el nuevo coronavirus, después de Costa Rica.

En total espera contar con 5,5 millones de dosis de tres laboratorios, por los que pagará 55 millones de dólares.

Este primer envío supone un alivio para el país, que presenta el mayor número de contagios por covid-19 en Centroamérica.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, informó que “en las próximas horas” se van “a distribuir las primeras dosis”.

Con 4,2 millones de habitantes, Panamá acumula más de 300.000 infectados y 4.864 muertos. Además, 50.000 personas se encuentran en aislamiento domiciliario y hay cerca de 2.600 hospitalizados.

Un reciente rebrote ha provocado que el gobierno contemple el alquiler de contenedores refrigerados para guardar cadáveres, ante el colapso de morgues y hospitales.

Las autoridades han habilitado diferentes infraestructuras, como un inconcluso hospital construido por la compañía española FCC, del magnate mexicano Carlos Slim, instalar hospitales de campaña y contratar médicos cubanos para atender a los enfermos.

El plan, dividido en cuatro fases, iniciará con la inoculación de personal sanitario y personas mayores de 60 años que se encuentren encamadas o en residencias de ancianos.

El gobierno panameño indicó que durante el primer trimestre de este año espera recibir las primeras 450.000 dosis comprometidas con Pfizer.

jjr/mav/zm



Fuente: infobae